"Nos golpearon repetidamente"

Estudiante es golpeado por la policía en Teherán
Image caption "El objetivo de estos duros interrogatorios es obtener falsas confesiones", señala HRW.

Las autoridades iraníes estarían utilizando duras técnicas de interrogación para conseguir confesiones falsas de aquellos que han sido detenidos en los últimos días en las protestas contra los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio, según denunció la organización Human Right Watch.

Los detenidos estarían siendo golpeados y sometidos a privación de sueño y a amenazas de tortura.

Según le explicó a BBC Mundo Sarah Leah Whitson, directora para Medio Oriente de HRW, "el objetivo de estos duros interrogatorios es obtener falsas confesiones" para apoyar la versión del gobierno iraní, que sostiene que las protestas post electorales fueron instigadas por poderes extranjeros con el objetivo de derrocar al gobierno de Mahmoud Ahmadinejad.

"Están intentando acabar con la legitimidad del descontento afirmando que no es un asunto interno, un sentimiento propio de los iraníes, sino una manipulación del exterior", señaló Whitson.

HRW consiguió los testimonios de los detenidos que ya han sido puestos en libertad, como el de un joven de 17 años que explicó cómo fue obligado a firmar una confesión en blanco.

"Nos golpearon repetidamente"

"Nos mantuvieron a todos de pie durante 48 horas sin permiso para dormir. En la primera noche nos ataron las manos y nos golpearon repetidamente. (...) Todos se habían orinado encima por el miedo y el estrés. Había desde chicos de 15 años hasta hombres de 70", explicó el joven.

"Nos preguntaron de todo: donde habíamos estudiado, por quién votamos, quien tiene estudios en la familia, si teníamos algún familiar en el Ejército...".

"Nos obligaron a firmar un papel con la parte de arriba en blanco que abajo decía: 'estoy de acuerdo con todo lo arriba expuesto'".

Funcionarios del gobierno iraní dijeron a principios de julio que la mayoría de los detenidos habían confesado estar involucrados en un plan para derrocar al gobierno con una revolución.

Image caption Las autoridades iraníes habrían detenido a cientos de personas en todo el país.

Según HRW, medios pro gubernamentales han emitido las confesiones de algunos de los detenidos, como Amir Hossein Mahdavi, editor del diario reformista Andishe No.

Mahdavi habría confesado en la televisión iraní que los grupos reformistas tenían planes para organizar revueltas antes de las elecciones del 12 de junio.

Amigos suyos le dijeron a HRW que creen que confesó bajo coacción.

Según le explicó a BBC Mundo Sarah Leah Whitson, las autoridades iraníes han detenido a cientos de personas en todo el país, entre las que habría periodistas, defensores de los derechos humanos, académicos y abogados.

"El número exacto de detenidos no está claro, ya que las familias y los abogados no tienen acceso a sus familiares en prisión", señaló Whitson.

Ahmadinejad defiende su victoria

A pesar de las críticas internacionales, este martes Ahmadinejad volvió a defender la legitimidad de su victoria en un discurso televisado.

Fue "la elección más libre que se haya realizado en cualquier parte del mundo", indicó, y agregó que el país entró en una "nueva era". Además, sostuvo que sus funcionarios de gobierno jugaron sólo un papel de apoyo en unos comicios que fueron protagonizados por el pueblo.

"Fue una épica, un nuevo comienzo para Irán en el mundo", aseveró.

Además, Ahmadinejad insistió en culpar a los medios de comunicación extranjeros por presuntamente tratar de sabotear la votación.

Previamente, los líderes de la oposición volvieron a criticar el fuerte operativo de seguridad que controló las protestas masivas contra los comicios presidenciales.

Durante las manifestaciones murieron al menos 17 personas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.