Italia regresa a la energía nuclear

Chernobyl
Image caption Los italianos habían rechazado en referendo una iniciativa similar un año después de la tragedia de Chernobyl.

El Parlamento de Italia aprobó un polémico proyecto de ley para retomar la construcción de plantas nucleares más de 20 años después de que el pueblo rechazara en referéndum la energía atómica.

La legislación es parte central del gobierno de Silvio Berlusconi que promovió el tema como una manera de enfrentar los actuales altos costos de electricidad.

Los partidos de centro izquierda y los ambientalistas se opusieron enérgicamente y algunos legisladores críticos del proyecto se retiraron del recinto del Senado en protesta.

En 1987, los italianos votaron en consulta popular contra la generación de energía eléctrica mediante plantas nucleares.

El referendo se convocó un año después del desastre de Chernobyl, cuando había un pánico generalizado sobre la seguridad de las plantas atómicas y el desperdicio nuclear.

No obstante, la energía se ha vuelto nuevamente un tema político candente, comenta el corresponsal de asuntos europeos de la BBC, Nicholas Walton.

Energía costosa

La electricidad en Italia es más costosa que un la mayoría de los otros países de Europa y los italianos dependen de la importación de hidrocarburos que también presentan un problema ambiental.

Nuestro corresponsal dice que Berlusconi considera que la manera de progresar es con el regreso a la energía nuclear y la aprobación del proyecto de ley asegura que así será.

El ministro de Industria, Claudio Scajola, ya declaró que las nuevas plantas de energía nuclear iniciarán la producción de electricidad para el año 2018.

Sin embargo, hay férrea oposición contra estos planes. Muchos críticos consideran que la energía nuclear es peligrosa, contaminante y costosa.

Es un debate que se está repitiendo en otras partes de Europa, señala Nicholas Walton.

En Gran Bretaña, por ejemplo, hay quienes abogan por la energía nuclear como la mejor manera de combatir el calentamiento global, mientras que los oponentes insisten en poner énfasis en energía renovable.