Taylor en la Haya: "Mentiras y rumores"

Charles Taylor en La Haya
Image caption Es la primera vez que un mandatario africano enfrenta un tribunal por crímenes de guerra.

En su primera aparición ante el tribunal de La Haya, el ex presidente de Liberia, Charles Taylor, ha negado todos los cargos que se le imputan calificándolos de "mentiras".

Taylor ha rechazado 11 cargos en su contra relacionados con la guerra civil emprendida en el país vecino, Sierra Leona, que incluyen asesinatos, violaciones, terrorismo, mutilaciones y el reclutamiento de niños combatientes.

Es un momento histórico, afirma el corresponsal de la BBC en La Haya Adam Mynott, ya que se trata del primer mandatario africano juzgado por crímenes de guerra.

La fiscalía afirma que Taylor suministró armas y dirigió a grupos de Liberia para apoderarse de las reservas de diamantes de Sierra Leona.

Taylor dijo a la corte que está siendo mal caracterizado, y que su intención última era llevar la paz a Sierra Leona. Dijo ser consciente de las atrocidades que se cometieron, pero sostuvo que no participó en ellas.

"Es increíble que se estén haciendo semejantes descripciones de mi persona", dijo en respuesta a una pregunta de su abogado sobre los cargos de asesinatos y violaciones.

"Amor por la humanidad"

"Es muy, muy, muy poco afortunado que la fiscalía me esté asociando con semejantes títulos o descripciones por falta de información, mala información, mentiras o rumores", dijo.

El ex mandatario, de 61 años de edad, niega las denuncias de que estuvo involucrado en las atrocidades cometidas por los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF, por sus siglas en inglés), que terminó en 2002.

Taylor, cuyo testimonio se prevé que dure varias semanas, añadió: "Soy un padre de 14 hijos, tengo nietos, soy un amante de la humanidad. He peleado toda mi vida por lo que consideré correcto en el mejor interés de la justicia y el juego limpio".

Luciendo un traje color oscuro y gafas negras, Taylor afirmó ante el abogado criminalista Courtenay Griffiths que los cargos son "falsos" y "mentiras".

Su defensa arguye que intentó establecer la paz en Sierra Leona, y sostiene que no pudo haber estado en los detalles de las operaciones rebeldes en Sierra Leona al mismo tiempo que resolvía asuntos de estado en Liberia.

Durante meses, Taylor ha escuchado desde el banquillo los pormenores de una extensa lista de cruentos crímenes cometidos supuestamente bajo su liderazgo, dice Mynott. En mayo, los jueces de La Haya rechazaron un pedido de la defensa de absolverlo por falta de pruebas.

En 1989 Taylor comandó una guerra civil en su propio país. En 1997 fue elegido presidente. En 2006, tras un período de exilio en Nigeria, fue extraditado desde Liberia a Holanda.

El juicio en su contra, respaldado por el Tribunal especial de Naciones Unidas para Sierra Leona, fue trasladado a los Países Bajos desde Freetown, por miedo a que generara inestabildiad en Sierra Leona y Liberia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.