Irán ejecuta a "Soldados de Dios"

Ejecuciones en Irán
Image caption Irán fue el segundo país que más ejecuciones llevó a cabo en 2008.

Irán ejecutó a 13 miembros de un grupo rebelde sunita al que culpa de una serie de ataques, asesinatos y secuestros en el sureste del país, informó la agencia estatal de noticias iraní.

Eran miembros de Jundalá (Soldados de Dios). Teherán los responsabiliza, entre otras cosas, de un atentado con explosivos contra una mezquita en mayo que causó la muerte de 25 personas, informa Jon Jeyne, corresponsal de la BBC en Irán.

También los acusa de asesinatos y del secuestro de extranjeros.

Murieron ahorcados en una prisión en la ciudad de Zahedan. Sin embargo, en un principio se había dicho que la condena iba a tener lugar en público.

La ejecución del hermano del líder, Abdolmalek Rigi, se aplazó, pero tendría lugar más adelante en la semana.

"Después de las consultas de última hora, las ejecuciones se llevaron a cabo en una cárcel", dijo Ebrahim Hamidi, quien encabeza el Poder Judicial en el sudeste de la provincia de Sistán-Baluchistán, a Irna, la agencia de noticias estatal.

Mohammad Marzieh, fiscal de Zahedan, aseguró que los hombres habían sido ahorcados por el asesinato de decenas de civiles, policías y de los bombardeos en la región.

Amnistía Internacional (AI) había hecho un llamamiento para que se suspendiera la ejecución.

"Las autoridades iraníes deben acatar las obligaciones internacionales de respetar los derechos humanos y garantizar los juicios justos, que es lo más esencial en casos de pena de muerte", aseguró Malcolm Smart, Director del Programa para Medio Oriente y Norte de África de Amnistía Internacional.

Según AI, los ejecutados habían sido detenidos antes del atentado a la mezquita y su juicio no fue justo.

¿Vínculos con al-Qaeda?

La mayoría de las personas en Sistán-Baluchistán son musulmanes sunitas y de la etnia baluchis.

La capital provincial Zahedan, cerca de la frontera con Afganistán y Pakistán, es el centro de una rebelión de baluchis.

Irán, un país predominantemente de la rama musulmana de los chiitas, asegura que Jundalá forma parte de la red sunita islamista de al-Qaeda.

En cambio, los "Soldados de Dios" dicen luchar por los derechos dentro de Irán de la minoría sunita, de acuerdo a la agencia de noticias Reuters.

En las últimas semanas, el gobierno iraní ha incrementado el ya elevado número de ejecuciones, posiblemente como una forma de afirmar su autoridad a raíz de la controvertida elección presidencial y los incidentes posteriores, explica el corresponsal de la BBC.

Los grupos de derechos humanos acusan a Irán de hacer uso excesivo de la pena de muerte, pero Teherán insiste en que es un medio eficaz de disuasión que se utiliza solamente después de un largo proceso judicial.

De acuerdo a Amnistía Internacional, Irán –con 346– fue el segundo país que más ejecuciones llevó a cabo en 2008.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.