Kurdistán decide su futuro en las urnas

Elecciones en el Kurdistán iraquí.
Image caption Es la primera vez que los kurdos pueden elegir a su presidente por voto directo.

Las urnas para elegir al parlamento y el presidente de la región autónoma iraquí del Kurdistán cerraron en una jornada marcada por la alta participación.

El actual presidente Masood Barzani y los dos principales partidos son los principales favoritos de estos comicios, aunque se enfrentan a la fuerte campaña del movimiento reformista Cambio, liderado por Noshirwan Mustafa.

Cerca de 20.000 soldados custodiaron los colegios electorales, a los que estaban convocados 2.5 millones de personas. Se trata de la primera vez que el presidente del Kurdistán se elige por voto popular.

"Un gran día"

El presidente iraquí, Jalal Talabani, que también es kurdo, dijo que la alta concurrencia a las urnas hizo de éste "un gran día" para la región autónoma.

El tiempo de votación se extendió durante una hora, ya que algunos votantes no pudieron encontrar sus nombres en las listas electorales.

El corresponsal de la BBC en Irak, Jim Muir, dijo desde Suleimaniya que la participación llegó al 80% en esta ciudad, según las autoridades.

No hubo incidentes violentos, aunque según el grupo opositor Cambio, algunos observadores electorales fueron expulsados de todas los colegios electorales de Dahuk, una provincia en el oeste.

Según este grupo, también hubo irregularidades en Irbil. Hasta la próxima semana no se conocerán los resultados oficiales.

Desafío histórico

El corresponsal dijo que hay enorme expectación ante el resultado de las elecciones, especialmente para conocer cuántos diputados conseguirán finalmente los reformistas, principal desafío en décadas al Partido Democrático del Kurdistán (KDP) y la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK).

El presidente Barzani, que lidera el KDP, dijo que confiaba en que las elecciones pudieran servir como "un primer paso para resolver algunos asuntos con Bagdad", aludiendo a las tensiones de los kurdos con el gobierno central en cuestiones territoriales y energéticas. El KDP y el PUK, integrados en una lista conjunta, le disputan a Cambio 100 escaños, mientras otros 11 asientos están reservados a las minorías.

Fin de la corrupción

La campaña de Cambio se centró en exigir a los partidos dominantes el fin de la corrupción y el elitismo, y tiene bastante apoyo popular en las zonas orientales de la región, dijo Muir.

Los más optimistas reformistas confían en que su grupo pueda ganar los suficientes escaños para unirse a los islamistas y a otros diputados de izquierda para poder superar a la coalición.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.