España: segundo ataque en 24 horas

Restos del coche bomba en Calviá.
Image caption El ataque con bomba tuvo lugar en Calviá, una de las localidades más turísticas de Mallorca.

Dos guardias civiles españoles murieron a causa de una explosión en Mallorca, en el este del país. Durante unas horas, las fuerzas de seguridad suspendieron las comunicaciones por mar y aire con la isla con el fin de evitar la huida de los autores del ataque.

La fuerte detonación tuvo lugar poco antes de las dos de la tarde hora local (12:00 GMT) frente al cuartel de la fuerza de seguridad en Palmanova, en la localidad turística de Calviá.

Según confirmaron a BBC Mundo fuentes de la Delegación del Gobierno español en las Islas Baleares, dos agentes de la guardia civil murieron como consecuencia de la explosión.

Sin embargo, contra lo que se creyó en un principio, no hubo heridos.

''Pudimos ver una gran columna de humo negro y un coche en llamas en el medio de la calle. Había un hombre en el suelo y dos más sobre él, intentando reanimarle. Había mucho caos", comentó a la BBC Dave Wilkinson, un turista inglés que se encontraba en los alrededores del suceso.

Desarticulan otra bomba

Calviá, el municipio en el que ocurrió el ataque es uno de los más turísticos de la isla de Mallorca y el cuartel atacado se encuentra a escasos 500 metros de una concurrida playa.

Inmediatamente después del ataque, las fuerzas de seguridad establecieron un perímetro de seguridad de dos kilómetros alrededor del lugar donde estalló el coche bomba y decenas de turistas y vecinos que se alojaban en las inmediaciones del cuartel tuvieron que ser evacuados.

Las primeras investigaciones señalaron que el artefacto que explotó habría sido una bomba pegada en la parte de debajo de un vehículo de la Guardia Civil.

Informaciones citadas por la agencia de noticias France Press, indicaron que el jueves por la tarde artificieros de la policía hicieron estallar de forma controlada una segunda bomba, colocada en otro vehículo del mismo cuartel.

Según apuntó el delegado del gobierno, Ramon Socías, los fallecidos eran dos agentes de ese cuerpo de seguridad de 27 y 28 años que se encontraban dentro del coche en el momento de la deflagración.

"Operación jaula"

Tras la explosión, los agentes pusieron en marcha la denominada "operación jaula” con el objetivo de evitar que los autores del ataque huyeran de Mallorca.

Durante al menos una hora, la isla, uno de los principales destinos turísticos del mediterráneo español, estuvo incomunicada con el exterior por mar y aire.

Entre las 15:50 hora local (13:50 GMT) hasta las 17:45 (15:45 GMT) el aeropuerto de Palma de Mallorca, el tercero de España por volumen de pasajeros, permaneció cerrado.

Representantes de la Autoridad Aeroportuaria de España (AENA) aseguraron a BBC Mundo que 26 vuelos de salida y 21 de entrada se vieron afectados por este cierre temporal.

También los principales puertos de la isla, el de Palma de Mallorca y el de L’Alcúdia, fueron cerrados indefinidamente.

Según dijeron a BBC Mundo fuentes de la Autoridad Portuaria de las Islas Baleares, la Guardia Civil está llevando a cabo controles "exhaustivos" de todos los barcos que tenían previsto entrar y salir a la isla.

Desde esta mañana, sólo un crucero y un ferry abandonaron del puerto de Palma, ambos con más de una hora de retraso.

Autoría del ataque

Desde la delegación de gobierno se indicó que, de momento, nadie se responsabilizó del ataque, pero que todo apunta a que la explosión podría ser obra de la organización armada vasca ETA.

"Las autoridades españolas culparon inmediatamente al grupo separatista vasco, que fue descrito como "dementes salvajes" por el ministro del Interior del país, Alfredo Pérez Rubalcaba", subrayó el corresponsal de la BBC.

De confirmarse esta hipótesis, el de este jueves sería el primer ataque con víctimas mortales del grupo en las Islas Baleares.

"La bomba de Mallorca llega sólo 24 horas después de la detonación de un coche bomba contra un cuartel en la ciudad de Burgos, en el norte del país", señaló Steve Kingstone, corresponsal de la BBC en Madrid.

En esa ocasión, no hubo víctimas mortales, aunque sí numerosos heridos leves e importantes daños materiales.

Las dos últimas explosiones se produjeron poco antes del 31 de julio, día en que se cumple el 50 aniversario de la fundación de ETA.

Condenas

A lo largo del día, se sucedieron las condenas a los ataques por parte de las autoridades españolas y de la comunidad internacional.

"Francia condena con la mayor firmeza el atentado (de Mallorca) que causó la muerte de dos guardias civiles", afirmó en un comunicado Frederic Desagneaux, portavoz adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, uno de los países que colaboran más estrechamente con España en la lucha contra ETA.

También la Casa Blanca y algunos gobiernos latinoamericanos, como el argentino o el brasileño, expresaron sus condolencias al gobierno español por la muerte de los dos agentes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.