Irán: juicio a opositores "es una farsa"

Jucio contra opositores en Irán
Image caption Decenas de personas son juzgadas bajo la vigilancia atenta de las fuerzas de seguridad.

En Irán, el primer juicio contra opositores presuntamente involucrados en la violencia que siguió a los comicios de junio arrancó con las acusaciones del principal partido reformista, que calificó el proceso como "una farsa".

Mosharekat, uno de los mayores apoyos del candidato reformista Mir Hossein Mousavi, lanzó un comunicado en el que aseguraba que algunos de los políticos reformistas acusados de incitar aquellos disturbios fueron presionados para declararse responsables.

Según medios locales oficiales, uno de los líderes de la oposición, el ex vicepresidente Mohamed Alí Abtahi, reconoció durante esta primera sesión que había participado en una conspiración para sugerir que hubo fraude en las elecciones y así provocar una "revolución de terciopelo" contra el reelegido presidente, Mahmoud Ahmadinejad.

El partido Mosharekat dijo que Abtahi fue obligado a hacer esta declaración.

También Mousavi rechazó a través de su página web que algunos países occidentales participaran o incitaran las manifestaciones que tuvieron lugar tras los comicios.

Según Kasra Naji, periodista del servicio persa de la BBC, no está claro cuándo se celebrará la siguiente sesión del juicio. Según explicó, las autoridades iraníes podrían estar buscando intimidar a la oposición con este juicio que se celebra en Teherán y en el que participan un centenar de personas.

Ex mandatarios en el banquillo

Entre los acusados se encuentran figuras prominentes como Abtahi, quien acompañó en el gobierno a Mohamed Jatamí (1997 y 2005).

Jatamí es un reformista muy cercano al ex primer ministro y líder opositor Mousavi, quien denunció fraude en las recientes elecciones tras ser derrotado por Ahmadinejad.

La agencia estatal Irna afirmó que los acusados enfrentan cargos por los delitos de amotinamiento, vandalismo, "atentar contra la seguridad nacional" y "tener vínculos con grupos contrarrevolucionarios".

Irna añadió que algunos de ellos fueron fotografiados "cometiendo crímenes" y que sus cómplices "están prófugos", aunque no dio el número exacto de procesados.

Ex funcionarios

Las autoridades iraníes arrestaron a centenares de personas durante las protestas posteriores a los comicios del 12 de junio, protagonizadas fundamentalmente por simpatizantes del candidato derrotado.

Entre los procesados hay seguidores de Mousavi, como su ex ministro de Industria Behzad Nabavi, y de otro político opositor que cuestionó la reelección de Ahmadinejad, Mehdi Karroubi.

También figuran en la lista otros ex funcionarios del gobierno de Jatamí: el ex vicecanciller Mohsen Aminzadeh y el ex protavoz presidencial Abdollah Ramazanzadeh.

Según los corresponsales de la BBC en Teherán, las protestas postelectorales fueron las más intensas registradas en Irán desde la revolución de 1979, que llevó al poder al actual régimen islámico. Varios incidentes violentos dejaron al menos 30 muertos.

Unas 140 personas arrestadas durante las manifestaciones fueron liberadas esta semana, pero otras 200 permanecen en prisión acusadas de diversos crímenes.

Sin embargo, los grupos de oposición afirman que las cifras de prisioneros y de muertos en las protestas son superiores a las oficiales.

Los enfrentamientos no han cesado desde las polémicas elecciones. El jueves, la policía iraní reprimió a un grupo de personas que se habían congregado en un cementerio de Teherán para conmemorar los 40 días de duelo por la muerte de Neda Agha-Soltan, la joven estudiante de música que se convirtió en un símbolo de las movilizaciones opositoras.

Ahmadinejad, quien obtuvo una victoria aplastante -y cuestionada- en los comicios de junio, será juramentado este lunes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.