Reino Unido: ¿cómplice en tortura?

Binyam Mohamed
Image caption Binyam Mohamed: Un agente del MI5 está siendo investigado sobre su caso.

Las acusaciones son numerosas. Según éstas, el gobierno británico fue cómplice en casos de tortura, y los ministros simplemente se niegan a dar respuestas adecuadas.

Éstas son las conclusiones de un comité parlamentario que pone al ejecutivo británico en tela de juicio.

Sólo una investigación abierta, señala el Comité Conjunto de Derechos Humanos, puede restaurar la confianza pública sobre las "numerosas acusaciones creíbles".

"No se trata de si agentes británicos estuvieron sacando uñas a presos, ése no es el tema. La cuestión es si el Estado está relacionado con la tortura de una forma que equivale a complicidad bajo la convención de Naciones Unidas", señaló Andrew Dismore, presidente del comité.

El tema está persiguiendo al gobierno de Gordon Brown, señaló Nick Child, corresponsal político de la BBC.

Este tipo de denuncias comenzaron a ser conocidas por el público inglés con el caso del ex preso de Guantánamo Binyam Mohammed, un residente británico nacido en Etiopía quien dijo que agentes británicos estuvieron presentes mientras era, supuestamente, torturado en Marruecos.

"Evasivas"

El comité también examinó otros casos en los que ciudadanos británicos, dos de los cuales han sido condenados por delitos relacionados con terrorismo, dijeron que habían sido visitados por agentes de inteligencia británicos mientras estuvieron detenidos y presuntamente maltratados por autoridades paquistaníes.

Pero en ninguno de los casos, señaló el comité parlamentario, se pudo llegar a los hechos porque muchas preguntas no fueron respondidas adecuadamente.

El comité afirma que tanto el canciller y el ministro del Interior, así como el director general sel servicio secreto MI5, rechazaron dar evidencia de lo que saben sobre tortura o maltrato.

Los funcionarios parecían "determinados a evadir el escrutinio parlamentario", dice el informe, y respondieron con generalidades.

"Una investigación independiente es la única manera de llegar al fondo de estas historias, limpiar el aire y hacer recomendaciones para la conducta futura y administración de los servicios de seguridad", dijo Andrew Dismore.

Un ministro de la cancillería, Ivan Lewis, insistió en que el canciller si respondió a las preguntas sobre las acusaciones de tortura.

El primer ministro, Gordon Brown, prometió publicar una revisión de directrices para agentes de inteligencia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.