Muere líder radical islámico en Gaza

Imán Abdel-Latif Moussa.
Image caption El Imán Abdel-Latif Moussa rodeado de seguidores armados el 14 de agosto.

El líder del grupo radical islámico Guerreros de Dios murió, junto con al menos 22 personas, en un enfrentamiento en la Franja de Gaza con fuerzas de la agrupación palestina islámica Hamas que controla dicho territorio.

Según funcionarios, Abdul-Latif Moussa murió como consecuencia de una explosión, aunque no se ha establecido si se trata de un suicidio.

El viernes, combatientes enmascarados de Hamas y de policías iniciaron un ataque armado contra una mezquita ubicada en Rafa, donde estaban escondidos los seguidores del clérigo islámico.

"Emirato Islámico"

La corresponsal de la BBC en Jerusalén, Katya Adler, informa que durante las oraciones de la mañana el imán había declarado a Gaza un "Emirato Islámico" y denunciado a los gobernantes del territorio -a Hamas- de no ser suficientemente islámicos.

Decenas resultaron heridos en el ataque contra la mezquita que queda cerca de la frontera con Egipto. Los enfrentamientos duraron siete horas y terminó a eso de la media noche del viernes.

Los seguidores de Abdul Latif-Moussa afirman que este se inmoló entre un grupo de policías de Hamas, aunque las autoridades de Gaza lo niegan.

Seis combatientes de Hamas murieron, incluyendo un alto comandante y un civil. El resto de las bajas fueron de los Guerreros de Dios.

Unas 120 personas resultaron heridas, algunas de gravedad, dice otro corresponsal de la BBC en la región, Rushdi Abu Alouf.

Un portavoz de Hamas, Taher al-Nono, manifestó que la resposabilidad de lo sucedido recae totalmente sobre Abdul-Latif Moussa y sus seguidores.

"Cualquiera que pertenezca a este grupo debe desarmarse y entregarse inmediatamente a las fuerzas de seguridad palestinas", añadió.

Los Guerreros de Dios lograron cierta prominencia dos meses atrás cuando montaron un simulacro de un ataque fallido en un paso fronterizo entre Gaza e Israel.

Por su parte, Hamas ha reprimido duramente en el pasado a los grupos inspirados en al-Qaeda, como los Guerreros de Dios.

Adler observa que a Hamas le preocupa que estos grupos puedan atraer a algunos de sus miembros más extremistas, por lo que ha prohibido a todos -excepto al "personal de seguridad de Hamas"- portar armas en Gaza.

Contenido relacionado