Lockerbie: liberan al único condenado

El ciudadano libio Abdelbaset Ali al-Megrahi, el único condenado por el atentado en 1988 contra un avión de Pan Am en el que murieron 270 personas, regresó este jueves a su país tras ser liberado por las autoridades escocesas.

Image caption Al-Megrahi partió en un avión hacia Trípoli.

El secretario escocés de Justicia, Kenneth MacAskill, dijo que la medida se tomó por razones humanitarias.

Al-Megrahi sufre desde hace varios años de cáncer de próstata y los médicos han dicho que es un enfermo terminal.

La decisión de liberarlo para que pueda morir en Libia se produjo a pesar de las protestas de Estados Unidos, que quería que cumpliera la totalidad de su sentencia de 27 años de cárcel.

Según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, el anuncio de MacAskill provocó una reacción adversa en el gobierno estadounidense.

"Error"

El presidente estadounidense, Barack Obama, lamentó "profundamente" la medida adoptada por las autoridades escocesas y dijo que se trataba de "un error".

"Hemos estado en contacto con el gobierno escocés, indicándoles que estamos en contra. Pensamos que se trata de un error", señaló Obama en una entrevista radiofónica.

El mandatario estadounidense explicó que su gobierno pidió a las autoridades libias que al-Megrahi no sea recibido como un héroe en su país y sea puesto bajo arresto domiciliario.

Previamente la Casa Blanca había emitido un comunicado en el que señalaba que "Estados Unidos está profundamente decepcionado por la decisión del gobierno de Escocia".

"Como hemos expresado repetidas veces al gobierno británico y escocés, seguimos creyendo que Al-Megrahi debe cumplir toda su sentencia en Escocia. Hoy, acompañamos en el sentimiento a las familias que cada día viven con el dolor por la pérdida de sus seres queridos".

Regreso

Un avión especialmente contratado para llevar a Al-Megrahi a Trípoli despegó del aeropuerto de la ciudad de Glasgow pasado el mediodía de este jueves.

Image caption Cientos de personas recibieron a Al-Megrahi ondeando banderas libias y escocesas.

Cientos de personas recibieron a la aeronave ondeando banderas libias y escocesas cuando esta aterrizó en el aeropuerto de Trípoli, hacia las 18:30 horas GMT.

Según el corresponsal de la BBC, Christian Fraser, en pocos minutos Al-Megrahi fue sacado del aeródromo para ir a reunirse con líder libio Muammar Gadafi.

El gobierno escocés indicó que realizó numerosas consultas antes de anunciar su decisión sobre dos pedidos en relación con Al-Megrahi: uno para liberarlo por razones humanitarias y otro para que fuera transferido a una prisión de Libia.

Esta última solicitud fue rechazada. Sin embargo, médicos estimaron que al ciudadano libio sólo le quedaban tres meses de vida, por lo que MacAskill optó en dejarlo en libertad y permitir su retorno a Trípoli. Los abogados del condenado habían dicho que su estado de salud estaba empeorando.

Al-Megrahi, de 57 años, fue condenado por asesinato y encarcelado en 2001 por la explosión del vuelo 103 de Pan Am sobre la localidad escocesa de Lockerbie, que dejó 270 muertos, incluyendo 11 personas que se encontraban en tierra. La bomba había sido colocada en la bodega de la aeronave.

Su liberación ha provocado indignación entre algunos de los familiares de las víctimas del atentado. Otros, sin embargo, piensan que tal vez fue condenado injustamente.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.