Italia, condenada por muerte de anarquista

Coche de policía.
Image caption Un auto de la policía arrolló a Giulani después de recibir un disparo en la cara.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Italia a pagar cerca de US$60.000 a la familia de un joven anarquista muerto a manos de la policía en julio de 2001, durante unas violentas protestas en contra del G8.

Los padres y la hermana de Carlo Giuliani tendrán que recibir esta indemnización por los daños morales sufridos. La corte europea, con sede en Estrasburgo (Francia) condenó a Italia por no haber llevado a cabo una investigación detallada de las circunstancias de esta muerte.

El activista antiglobalización murió tras recibir un disparo en la cara y ser atropellado por la policía mientras protestaba en una marcha autorizada con motivo de la reunión del G8 -el grupo de las naciones más industrializadas del mundo y Rusia- en la ciudad italiana de Génova.

"El Tribunal cree que la investigación interna sólo se centró en las circunstancias precisas del incidente, limitándose a buscar una eventual responsabilidad de actores inmediatos, sin tratar de esclarecer los posibles errores en la planificación y gestión de las operaciones para el mantenimiento del orden", reza el fallo.

El autor, exculpado

Image caption Giuliani se había convertido en un símbolo de la lucha de los grupos antiglobalización.

Por otro lado, el tribunal exculpó a Mario Placanica, el carabiniere que disparó a Giuliani, por considerar que actuó en defensa propia al enfrentarse al manifestante, de 23 años, y que no le mató de manera premeditada ni empleó una fuerza excesiva.

Los magistrados no consideraron que se violara el artículo 2 de la Convención Europea de Derechos Humanos, en lo relativo al uso excesivo del fuerza y a las obligaciones del estado de preservar la vida.

Giulani intentó lanzar un extintor contra uno de los carros de la policía, el mismo que luego acabó arrollándole.

Como recordó desde Roma el corresponsal de la BBC Dunkan Kennedy, aquella reunión del G8 desató las protestas más violentas en mucho tiempo. Miles de agentes estuvieron involucrados en enfrentamientos con los manifestantes.

Carlo Giuliani se había convertido en un símbolo de la lucha de los grupos antiglobalización, que exigían la condena del policía Placanica.

Otros oficiales que estaban de servicio en aquellas jornadas se han enfrentado a juicios, acusados de brutalidad.

Algunos policías de bajo rango fueron declarados culpables, pero debido a algunas reformas legales llevadas a cabo en Italia desde entonces, difícilmente acabarán en prisión, informó el corresponsal.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.