Este es el nuevo líder talibán de Pakistán

Zulfiqar Mehsud, reconocido por el Talibán como su nuevo líder en Pakistán, adquirió notoriedad en 2007 tras varios asaltos espectaculares contra el ejército de ese país.

Image caption Se estima que Zulfiqar Mehsud está cerca de los 30 años.

Para aquel entonces Zulfiqar, conocido ahora como Hakimullah, era uno de los varios comandantes a las órdenes del líder talibán Baitullah Mehsud, quien -según las autoridades- murió durante un ataque de un avión no tripulado de Estados Unidos a principios de agosto.

Cuando conocí a Zulfiqar Mehsud en la región de Waziristán del Sur, en octubre de 2007, acababa de ser nombrado portavoz de Baitullah.

Su audaz captura de 300 soldados paquistaníes era el motivo de nuestro viaje, cuyo objetivo era encontrarnos con los soldados secuestrados.

Aunque en ese momento sólo tenía 28 años, Zulfiqar Mehsud era claramente alguien digno de tener en cuenta.

Más allá de sus maneras agradables y su pícara sonrisa, irradiaba peligro.

El incidente de los secuestros alimentaba su prestigio. El gobierno de Pakistán finalmente liberó a varios militantes de alto perfil en respuesta a las demandas del Talibán.

Desde entonces, la fama de Zulfiqar Mehsud no ha parado de crecer.

Habilidades bélicas

Sin embargo, sus comienzos no eran muy auspiciosos.

Nacido en la región de Koktai, cerca del pueblo de Jandola, en Waziristán del Sur, su única educación escolar fue en una pequeña madraza en el distrito de Hangu.

Otro de los alumnos de ese momento era Baitullah Mehsud, pero éste abandonó los estudios.

Más adelante Zulfiqar Mehsud se unió a su compañero de clan en la Yihad (guerra sagrada), al principio como guardaespaldas y ayudante.

La unificación que realizó Baitullah de la mayoría de los grupos talibanes de Pakistán se tradujo en grandes oportunidades para su joven amigo.

Image caption Nek Mohammed fue muerto en un ataque aéreo en 2004.

Zulfiqar Mehsub ya era famoso entre los talibanes por sus talento en el campo de batalla: su habilidad para usar los Kalashnikov y las camionetas Toyota era legendaria.

"Es el mejor, después de Nek Mohammed", nos dijo nuestro chofer talibán durante el espeluznante viaje previo al encuentro de 2007.

Nek Mohammed fue el fundador del movimiento talibán en Pakistán.

Fue asesinado en un presunto ataque de un avión no tripulado estadounidense en 2004, aunque ya había hecho de los talibanes paquistaníes un grupo destacado.

Temerario

La comparación con Zulfiqar Mehsud suena apropiada: ambos son jóvenes, apuestos y poseen un instinto agresivo.

Pero Zulfiqar tiene una veta salvaje, que hasta raya con lo imprudente.

Cuando lo encontré en 2007, me llevó de paseo. Para demostrar su habilidades al volante, condujo como un poseído y maniobraba en curvas pronunciadísimas a unas velocidades imposibles.

Terminó su demostración frenando bruscamente al borde de un precipicio.

Mientras todos manteníamos un silencio aturdido, él soltó una risa escalofriante y dio marcha atrás suavemente para continuar el viaje.

Image caption Baitullah Mehsud quería crear un emirato talibán dentro de Pakistán.

"Una vez, cuando era chico, fui a Karachi", me dijo cuando le pregunté cuándo y por dónde había viajado en Pakistán.

"Pero solía ir a Punjab con bastante frecuencia y estuve varias veces en Islamabad, aunque hace mucho que no voy".

Le pregunté cuándo había estado por última vez en Islamabad. "En 2005", respondió, y agregó espontáneamente: "Estaba buscando a (el ex presidente Pervez) Musharraf, pero no lo pude encontrar".

Luego recitó los nombres de varios lugares famosos de Islamabad que había visto durante su visita.

"Miré por todas partes pero no lo vi, así que me volví".

Ataques a convoys

Nuestro segundo encuentro fue en mayo de 2008, en la ahora famosa conferencia de prensa organizada por Baitullah Mehsud.

Zulfiqar Mehsud se había convertido en comandante con todo derecho al organizar una campaña contra convoys de la OTAN en la región tribal de Khyber y Peshawar.

Más adelante fue designado jefe talibán de las regiones de Khyber, Kurram y Orakzai.

En esas áreas jugó un papel clave, organizando una campaña de desgaste contra el ejército paquistaní.

En ese sentido, se mantiene fiel a la ideología de Baitullah Mehsud de crear un emirato talibán en Pakistán cuya defensa esté a cargo del ejército.

Su designación será vista como una confirmación de que los talibanes de línea dura se encuentran en ascenso dentro del movimiento paquistaní.

De todos modos, aún queda por verse si realmente puede reunir a todas las facciones del Talibán bajo su control.

Si lo logra, los reclamos de victoria hechos recientemente por las fuerzas de seguridad oficiales podrían resultar un poco apresurados.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.