Irán: Jamenei no ve injerencia extranjera

Alí Jamenei.
Image caption El líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, es la máxima autoridad religiosa y política de Irán.

El líder supremo de Irán sostuvo que las protestas posteriores a las elecciones presidenciales fueron planeadas con antelación, pero que no tiene constancia de pruebas que demuestren que los líderes de la oposición, acusados de organizar los disturbios, hayan actuado movidos por los intereses de potencias extranjeras.

Los comentarios del ayatolá Alí Jamenei difieren de las acusaciones que han venido haciendo los partidarios del ala dura del régimen -incluido el presidente reelecto Mahmoud Ahmadinejad- desde que se desataron las protestas después de las elecciones presidenciales del 12 de junio.

"Yo no acuso a los líderes de los recientes incidentes de estar subordinados a intereses de países extranjeros, como Estados Unidos o Reino Unido, en la medida que esta versión no ha sido demostrada", dijo el ayatolá Jamenei en una declaración oficial leída en la televisión iraní.

Sin embargo, el líder supremo siguió manteniendo algunos de los postulados oficiales y aseguró que "no hay duda" de que las manifestaciones masivas, en las que murieron al menos 30 personas, fueron planeadas de antemano, "tanto si sus líderes lo sabían como si no".

"Esta conspiración fue derrotada, ya que, afortunadamente, nuestros enemigos todavía no comprenden cuál es la situación en Irán. La nación iraní dio un portazo en la cara a nuestros enemigos, pero ellos todavía albergan esperanzas y continúan persiguiendo sus propósitos", agregó Jamenei.

Juicios a opositores

Image caption Entre los opositores juzgados figuran varios miembros del gobierno del reformista Jatamí.

En estos momentos, cuando han pasado más de dos meses de las elecciones en las que Ahmadinejad fue declarado vencedor, varios destacados representantes de la oposición están siendo juzgados en Teherán.

Se les acusa de conspirar y colaborar con poderes extranjeros para organizar unos disturbios en los que, según los opositores, decenas de personas murieron y centenares fueron detenidas.

Mientras que los críticos del régimen calificaron estos juicios de farsa, los partidarios del ala dura los consideran insuficientes.

"Los defensores acérrimos del régimen pidieron con insistencia la detención de los principales líderes de la oposición, Mir Hossein Mousavi y Mehdi Karroubi, así como del expresidente Akbar Rafsanyani. A este último lo acusan de haber participado en la que llaman una 'revolución de terciopelo' instigada por los enemigos de Irán, entre ellos los Estados Unidos y el Reino Unido", indicó la reportera de la BBC Kasra Naji.

Sospechas y rumores

En este aspecto -la participación de potencias extranjeras en la organización de las protestas- las declaraciones del líder supremo parecen apartarse ligeramente de lo que hasta ahora fue la línea oficial.

"No se puede actuar de acuerdo con sospechas y rumores en temas tan importantes como éste. Todos debemos tener claro que los delitos no se pueden tolerar, pero la justicia tiene que juzgar fundamentándose en razones y pruebas contundentes", apuntó el ayatolá Jamenei en relación a esta cuestión.

"Jamenei está intentando tranquilizar a sus seguidores. Existen indicios de que los juicios espectáculo contra algunos políticos reformistas y periodistas -que supuestamente confesaron haber participado en una conspiración organizada por poderes extranjeros- podrían conducir a Irán a más incertidumbre", apuntó Kasra Naji.

Por otro lado, un importante clérigo disidente, el gran ayatolá Hossein Alí Montazeri, atacó este domingo las acciones de la clase dirigente iraní.

"La mayor opresión es el trato despótico del pueblo en nombre del Islam. Espero que las autoridades responsables abandonen la senda desviada que tomaron y restauren los derechos de los ciudadanos", aseguró el ayatolá Montazeri en una declaración publicada en su página web.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.