China molesta por invitación a Dalai Lama

Dalai Lama
Image caption El líder religioso consolará a las víctimas del tifón Morakot.

El gobierno de Taiwán aprobó una visita del líder espiritual tibetano Dalai Lama a la isla para rezar por las víctimas del tifón Morakot, un anuncio que causó malestar en el gobierno chino.

El líder espiritual tibetano en el exilio fue invitado esta semana por miembros de la oposición de Taiwán, donde el paso del tifón, a principios de agosto, dejó más de 500 muertos.

El presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, aceptó la invitación de visita a la isla, donde reside una gran comunidad de tibetanos en el exilio y millones de budistas.

Reacción china

La reacción de China fue inmediata.

"Bajo el pretexto de la religión, él (el Dalai Lama) participó en actividades separatistas. Algunos de los miembros del Partido Democrático Progresista están utilizando la catástrofe (del tifón) como excusa para invitarlo a Taiwán y así sabotear las buenas relaciones bilaterales que tanto costaron de conseguir", pudo leerse en el comunicado oficial de las autoridades chinas.

La posible visita del líder tibetano en el exilio a Taiwán es particularmente polémica dado que China considera a ambos territorios partes inseparables de China y al Dalai Lama como un militante independentista tibetano.

"La reacción china no debe sorprender. Pequín sigue contemplando al Dalai Lama como un enemigo del Estado chino", apuntó el corresponsal de la BBC Quentin Sommerville.

Sin embargo, a pesar de las reclamaciones territoriales chinas sobre Taiwán, las relaciones entre ambos países mejoraron notablemente en los últimos años, especialmente en el ámbito económico.

Mientras que el anterior gobierno de Taiwán permitió varias visitas del Dalai Lama, la última en 2001, el presidente actual, que asumió su cargo en 2008, es mucho más cercano a China que su predecesor.

Críticas por tifón

Al contrario que en esta ocasión, el año pasado Taiwán negó permiso de visita al Dalai Lama, bajo el argumento de que no era el momento adecuado pues su país quería mejorar las relaciones con China.

Image caption Ha habido fuertes críticas a los esfuerzos de rescate en Taiwán.

Pero el tifón y sus consecuencias han dejado al presidente Ma en una posición difícil, dado que el mandatario ha sido fuertemente criticado por no actuar de manera más efectiva y rápida.

El aparente mal manejo del tifón hizo caer su popularidad a un récord de sólo 20%. Según la corresponsal de la BBC en Taiwán, el presidente tuvo que dar luz verde al Dalai Lama pues no podía permitir que la imagen de su partido siguiera cayendo.

"Hemos decidido permitir al Dalai Lama visitarnos, pues vendrá a rezar por las víctimas y los sobrevivientes”, dijo Ma a los periodistas.

El tibetano llegaría el día 31 de agosto y se quedaría cuatro días en la isla. Sus voceros dijeron a la agencia Reuters que hace tiempo que el religioso quiere visitar Taiwán y que espera deseoso este viaje.

El religioso ofrecerá consuelo a los sobrevivientes, muchos de los cuales quedaron sin techo, dijo la oficina de información del tibetano, con sede en India.

El Dalai Lama, de 73 años, huyó del Tíbet en 1959 luego de un levantamiento frustrado contra el gobierno chino en la región, ocupado por China desde 1950. Desde entonces, gobierna el Tíbet desde el exilio.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.