Un encuentro después de 50 años

Corea del Norte y del Sur anunciaron un acuerdo que permitirá retomar las reuniones familiares suspendidas hace cerca de dos años. La separación entre las dos Coreas tras la guerra ha mantenido separadas a decenas de miles de familias durante más de medio siglo.

Image caption Imagen de un reencuentro familiar Norte-Sur, hace más de dos años.

Las reuniones familiares comenzaron en 2000, pero se detuvieron hace un par de años a causa del deterioro de las relaciones entre los dos países.

Ahora, de acuerdo con la declaración conjunta de los dos países, los reencuentros volverán a celebrarse.

Un centenar de familias que se separaron durante la guerra de Corea entre 1950 y 1953 podrán reunirse durante algunos días a finales de septiembre.

200 afortunados

Este acuerdo es el último indicio de que las tensiones entre las dos Coreas están comenzando a relajarse.

La decisión fue tomada durante conversaciones mantenidas entre funcionarios de la Cruz Roja de los dos países durante una reunión tres días en un complejo en el Monte Kumgang, en Corea del Norte, el mismo enclave en el que se celebrarán las reuniones familiares entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre.

"El acuerdo permitirá que 200 personas, la mitad del Norte la mitad del Sur, se reúnan con sus familiares. Es sólo una pequeña parte de los decenas de miles que se quedarán en la lista de espera. Para esos, después de haber estado separados durante más de medio siglo por una de las últimas fronteras de la Guerra Fría que quedan en el mundo, el tiempo empieza a agotarse", comentó el corresponsal de la BBC en Seúl, John Sudworth.

Como en ocasiones anteriores, los reencuentros serán breves –apenas cinco días- y, después, cada parte volverá a su lado de la frontera, consciente de que será muy difícil volver a ver a sus parientes.

Reuniones anteriores

A principios de la década, los dos países mantuvieron conversaciones continuas para discutir la cuestión de las reuniones familiares y otras cuestiones humanitarias.

Image caption Funcionarios de Cruz Roja de las dos Coreas gestionaron el acuerdo.

Como consecuencia, en aquel periodo, cerca de 16.000 familias pudieron reencontrarse brevemente.

Sin embargo, estos intercambios se suspendieron después de que el actual presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, vinculara los envíos de ayuda –hasta entonces incondicionales- al programa de desarme nuclear norcoreano, un hecho que causó el malestar de Pyongyang.

Desde ese momento, las relaciones entre las dos Coreas empeoraron notablemente.

Relaciones difíciles

Técnicamente, ambos países, el Norte y el Sur, están todavía en guerra, ya que nunca se firmó un tratado de paz que finalizara el conflicto armado de los '50.

En este sentido, los intercambios de correo, teléfono o correo electtrónico entre los coreanos que viven a un lado y otro de la frontera están prohibidos.

A principios de este año, las relaciones entre Pyongyang y la comunidad internacional llegaron a un momento crítico, y en mayo el régimen norcoreano fue duramente criticado por llevar a cabo su segunda prueba nuclear y varios ensayos de lanzamiento de misiles balísticos.

A raíz de estas pruebas, las Naciones Unidas decidieron aumentar las sanciones contra el país.

Sin embargo, en las últimas semanas se han venido produciendo una serie de gestos de reconciliación, dentro de los que se enmarcan las conversaciones entre funcionarios de la Cruz Roja.

La semana pasada, representantes de Corea del Norte asistieron al funeral del ex presidente surcoreano Kim Dae-jung y, recientemente, el ex presidente estadounidense Bill Clinton visitó el Norte para negociar la liberación de dos periodistas de Estados Unidos detenidas en aquel país.

Según algunos analistas, estos movimientos diplomáticos podrían ser un intento de Pyongyang por recuperar parte de la ayuda internacional en un momento en que las sanciones están comenzando a perjudicar al país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.