Destituyen políticos chinos por revueltas

Protestas en Urumqi.
Image caption Este sábado un grupo de manifestantes protestó en la plaza principal de Urumqi.

El líder del Partido Comunista y el jefe de la policía de la problemática región de Xinjiang, en el oeste de China, fueron destuidos de sus cargos.

Estos movimientos llegan después de varios días de disturbios étnicos en la capital regional, Urumqi, en los que al menos cinco personas murieron.

Según las informaciones publicacas por la agencia de noticias Xinhua, el jefe del Partido Comunista en Urumqi, Li Zhi, fue reemplazado por Zhu Hailun, hasta ahora director del Comité para la Ley y el Orden de la región de Xinjiang.

Destituciones inusuales

En un comunicado posterior, se añadió que Liu Yaohua, director del Departamento de Seguridad Pública de la Región Autónoma de Xinjiang, también había sido destituido de su puesto.

De acuerdo con los corresponsales presentes en la región, los miles de manifestantes que marcharon por las calles de Urumqi recientemente pidieron el relevo de Li por haber fracasado a la hora de imponer el orden público.

Por el momento, no se dio ninguna explicación oficial que justifique las destitución de estos altos funcionarios.

Sin embargo, el enviado de la BBC a Urumqi, Michael Bristow, aseguró que la destitución de cargos políticos es inusual en China ya que, según el corresponsal, es una forma de reconocer que se cometieron errores en la gestión de los disturbios.

Seguridad reforzada

Image caption El máximo responsable de la seguridad china se trasladó a Xinjiang para restablecer el orden.

A lo largo de esta semana, la seguridad en Urumqi se reforzó notablemente.

El viernes, Pekín envió al máximo responsable de seguridad chino, Meng Jianzhu, con el objetivo de restablecer el orden en una región donde la tensión continúa.

Este sábado, un grupo encolerizado de manifestantes de la etnia "han" protestó en la plaza principal de Urumqi después de que se difundiera la información de que un grupo de uigures había atacado a un niño con agujas.

Las imágenes del incidente mostraron a la policía retirando al niño del lugar y dispersando a la multitud de la plaza.

División étnica

El estallido violento de los últimos días en Xinjiang tiene sus raíces en las profundas y duraderas divisiones entre la comunidad uigur y la etnia han.

Aunque los uigures –de religión musulmana- representan cerca del 50% de la población total de Xinjiang, los han son ampliamente mayoritarios en la capital.

Durante años, las tensiones entre ambas etnias permanecieron latentes y los disturbios de julio –que comenzaron con una protesta de los uigures contra lo que ellos consideran maltrato por parte de las autoridades chinas- fueron los peores de las últimas décadas.

Ahora, según indicó Michael Bristow, las autoridades chinas temen que esta ola de violencia vuelva a repetirse.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.