Reforma de salud: ¿quién busca qué?

Manifestantes a favor y en contra de la reforma de salud en EE.UU.
Image caption ¿Será capaz la Casa Blanca lograr un acuerdo sobre la reforma del sistema de salud?

La aprobación de una iniciativa de reforma al sistema de salud está resultando problemática para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pues poderosos y muy disímiles grupos se han movilizado para moldear el plan a su gusto o simplemente para que el proyecto desaparezca.

Este miércoles Barack Obama insistió en su plan ante las dos Cámara del Congreso, en uno de los discursos más esperados desde que asumió el mandatario el pasado 20 de enero.

Participe: ¿cómo es el sistema de salud en su país?

BBC Mundo le presenta a los diferentes protagonistas en este debate, que se ha convertido en el tema político más polémico del primer año de gobierno del líder demócrata , superando incluso la crisis económica, el déficit público o la reforma migratoria.

LA CASA BLANCA

El presidente ya estableció tres principios para la reforma de salud.

Cualquier iniciativa, dice la Casa Blanca, necesitará reducir los costos generales del sistema, extender los cuidados de salud a cada estadounidense y asegurar que son accesibles para todos.

Junto a estos amplios principios, Obama también ha establecido varias reformas específicas para la industria que quiere ver implementadas.

El gobierno quiere:

  • Evitar que las aseguradoras rechacen a sus clientes con condiciones preexistentes.
  • Poner un tope a la cantidad de cobros menores que las aseguradoras puedan hacer a sus miembros.
  • Poner un freno a las aseguradoras para que dejen de quitar la cobertura a miembros que se enferman de gravedad y que no rechacen renovar la cobertura a clientes seriamente enfermos.
  • Obligar a las aseguradoras a cubrir cuidados preventivos completos.
  • Prohibir topes anuales o de por vida a las cantidades que los miembros puedan reclamar.
  • Impedir que las aseguradoras cobren más sobre la base del género.

<br />Al principio del proceso legislativo, Obama deliberadamente optó por dejar los detalles específicos de la reforma al Congreso, pero al estancarse la iniciativa en el Senado, el presidente ha decidido adoptar un método "más preceptivo", de acuerdo con lo dicho por asesores.

Volver arriba ^^

DEMÓCRATAS LIBERALES

A muchos estadounidenses liberales les gustaría que las reformas propuestas por Obama fueran mucho más lejos, pero están preparados para apoyar sus planes mientras no queden demasiado diluidos en el Congreso.

Los liberales, agrupados en su mayoría dentro de las filas del Partido Demócrata, favorecen el incremento de la regulación de la industria de los seguros que Obama ha propuesto y apoyan los esfuerzos para extender la cobertura para todos los estadounidenses ofreciendo subsidios generosos a los que tienen menos recursos.

Para muchos liberales, tanto en el Congreso como en los sindicatos, la mejor propuesta es la "opción pública": el plan de seguros gubernamental que estará disponible para todos los estadounidenses que no tienen acceso a la cobertura suministrada por algún empleador.

Pero la oposición y algunos demócratas moderados amenazan con remover la "opción pública" de la versión del Senado, generando un choque con los demócratas liberales.

Volver arriba ^^

DEMOCRÁTAS CONSERVADORES

Los democrátas moderados y conservadores en la Cámara de Representantes pertenecen a una agrupación llamada el "Blue Dog Caucus".

Cuando la iniciativa pasó a través del Comité de Energía y Comercio, los Blue Dogs ("Perros Azules") amenazaron con bloquear el proyecto a menos que se redujera su costo unos US$100.000 millones.

También demandaron que las empresas más pequeñas estuvieran exentas de la exigencia de proveer atención médica para sus empleados e insistieron en que ningún plan público debía pagar la misma tasa (baja) a doctores y empresas farmacéuticas que el programa actualmente administrado por el gobierno, Medicare.

Líderes demócratas coincidieron con las demandas de los Blue Dogs, y el acuerdo parecía suavizar el camino hacia una reforma de salud, incluyendo la opción pública.

En el Senado, sin embargo, demócratas conservadores como Kent Conrad, de Dakota del Norte, y Ben Nelson, de Nebraska, han expresado su oposición a la opción pública.

Conrad sugirió que se podría establecer una red de cooperativas, en lugar de un plan administrado públicamente.

Volver arriba ^^

REPUBLICANOS

Los republicanos se han opuesto a todas las propuestas demócratas sobre el sistema de salud en la Cámara de Representantes y en el Senado. Si el plan de reforma de Obama fracasa, los republicanos se beneficiarán políticamente, por eso pueden considerar que su mejor estrategia es una rotunda oposición.

Durante la campaña presidencial de 2008, el republicano John McCain bosquejó un proyecto de reforma del sistema de salud: acabar con las exenciones fiscales para las prestaciones de salud de los asalariados y dar a todos los estadounidenses créditos impositivos para pagar sus seguros de salud.

Esto eliminaría los incentivos para mantener la cobertura médica que proveen los empleadores y de esta manera más estadounidenses buscarían en el mercado sus servicios de salud privados.

El poder de un mercado libre provocaría entonces una bajada de los precios, argumentó McCain.

Algunos republicanos describen propuestas similares cuando se les pregunta por sus planes de reforma del sistema de salud, pero la estrategia del partido parece más enfocada en este momento en poner un alto al proyecto demócrata.

Volver arriba ^^

COMPAÑÍAS ASEGURADORAS

Aunque han sido convertidas en los villanos por muchos liberales que las consideran enemigas de la reforma, las aseguradoras han mostrado -en público- bastante apoyo a los esfuerzos demócratas.

En parte porque la reforma puede beneficiarles.

En particular, el "mandato individual" (la regla que obliga a cada estadounidense a tener un seguro de salud bajo amenaza de multa) creará una gran cantidad de nuevos clientes de las compañías de seguros médicos, y muchos de los nuevos miembros serán jóvenes saludables que no habían optado por un seguro médico antes.

Pero las compañías de seguros médicos -representadas por la asociación nacional de compañías de salud AHIP- son menos optimistas ante la perspectiva de una opción de seguros médicos pública y administrada por el gobierno.

Temen que una aseguradora pública y fuerte pueda dejarlos fuera del negocio.

Volver arriba ^^

MÉDICOS Y HOSPITALES

Los médicos estadounidenses (agrupados en la Asociación Médica de Estados Unidos, AMA por sus siglas en inglés) y los hospitales (representados por varias organizaciones) respaldan ampliamente las propuestas de reforma demócratas.

Pero su mayor temor es que el gobierno use -a través de su planeado programa público de seguros su poder de negociación para recortar las retribuciones que se pagan a los médicos.

Los tres grupos más grandes de hospitales en Estados Unidos han ofrecido reducir sus costos en U$155.000 millones en diez años en un intento de hacer que la reforma del sistema de salud sea más asequible.

Las reducciones se conseguirán recortando los subsidios que los hospitales reciben del Estado para atender a la gente que no está asegurada en habitaciones de emergencia. Si cada vez más personas se aseguran, aducen los hospitales, disminuirá la necesidad de subsidios.

Pero los hospitales han advertido que sólo conseguirán alcanzar la reducción completa de U$150.000 millones si el gobierno logra su meta de extender la cobertura médica.

Volver arriba ^^

COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS

Los fabricantes de medicamentos y equipos médicos no se muestran muy contentos con el plan de reforma propuesto.

La industria, representada por PhRMA (Investigadores y Fabricantes Farmacéuticos de Estados Unidos), está preocupada porque la opción pública que promueven los demócratas podría usar su capacidad de negociación para empezar a rebajar el precio de los fármacos.

También se opone a la propuesta de establecer un organismo público para dirigir la investigación sobre la eficacia de diferentes tratamientos.

Las compañías farmacéuticas argumentan que esto podría llevar a que un grupo de burócratas decidan qué fármacos pueden recetar los médicos.

Los que apoyan el proyecto insisten en que el "estudio comparado de eficacia" es simplemente una herramienta útil para ayudar a los médicos a evitar la prescripción de medicamentos caros con igual efectividad que tratamientos más baratos.

Volver arriba ^^

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.