Bombas líquidas: perpetua para culpables

Los tres culpables de planear la explosión de aviones en pleno vuelo con bombas líquidas en 2006 recibieron cadena perpetua tras la sentencia dictada por la justicia británica.

Image caption Tanvir Hussain, Abdulla Ahmed Ali y Assad Sarwar.

El líder de la trama, Abdulla Ahmed Ali, de 28 años, fue sentenciado a un mínimo de 40 años de prisión por un tribunal en Londres.

Los otros responsables, Tanvir Hussain, de 28 años, y Assad Sarwar, de 29, recibieron una sentencia mínima de 32 y 36 años, respectivamente.

La semana pasada habían sido declarados culpables de conspirar para asesinar a miles de personas utilizando explosivos líquidos de fabricación casera en al menos siete aviones de pasajeros en vuelo entre Londres y Estados Unidos y Canadá.

El arresto de los culpables en 2006 dio pie a que las aerolíneas de todo el mundo impusieran restricciones a la cantidad de líquido que los pasajeros pueden llevar en el equipaje de mano y que los aeropuertos incrementaran sus medidas de seguridad.

Fuentes de inteligencia creen que el complot estuvo dirigido por la red al-Qaeda.

Un cuarto hombre, Umar Islam, que fue encontrado culpable de conspiración para el asesinato, se enfrenta a una pena mínima de 22 años, informa Neal Razzell, de la BBC.

"Atrocidad terrorista"

El juez de la causa, Richard Henriques, dijo que los hombres, musulmanes británicos, tenían la intención de "perpetrar una atrocidad terrorista que permanecería en la historia al lado de los atentados del 11 de septiembre de 2001" en EE.UU.

El plan preparado por el trío de musulmanes británicos era "la conspiración más grave e infame" que se había podido demostrar en su jurisdicción, dijo.

El magistrado agregó que el "complot hubiera tenido éxito de no haber sido por la intervención de la policía y los servicios de seguridad".

"Esto era una conspiración viable y meticulosamente planeada y concluí que era inminente", señaló Henriques.

Contenido relacionado