M. Oriente: ¿algo más que una foto?

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la ANP, Mahmoud Abbas
Image caption Es el primer encuentro de Netanyah con Abbas desde que el líder israelí asumiera su puesto en marzo pasado.

El día de la reunión a tres bandas sobre la paz en Medio Oriente, que tiene lugar este martes en EE.UU., israelíes y palestinos siguen muy lejos de lograr un entendimiento.

Ambos lados han dejado claro que el encuentro de Nueva York, al margen de la Asamblea General de la ONU y propiciado por Estados Unidos, no significa un reinicio de las negociaciones de paz.

Un portavoz del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, manifestó que el ejecutivo no suspenderá la construcción en los asentamientos judíos en los territorios palestinos, como reclama la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para reanudar el proceso de paz.

El vocero Nir Hefetz le dijo a la radio del ejército israelí: "Nunca han escuchado al primer ministro decir que congelará la construcción de asentamientos, sino todo lo contrario".

Entretanto, Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente de la ANP, manifestó la intención de apoyar los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pero sostuvo que el encuentro no significa en absoluto la reanudación del diálogo político, estancado desde finales de 2008.

En opinión del analista de la BBC Roger Hardy, para el jefe de la ANP, Mahmoud Abbas, ha sido muy difícil decir que no a Obama; no obstante, no ha podido disimular su inconformidad con el actual clima político en la región, en especial, en cuanto a los asentamientos judíos.

¿Las bases?

La falta de entendimiento se hizo patente desde el mimso momento en que, en un comunicado, la Casa Blanca informó que Obama se reuniría con Netanyahu y Abbas, "para sentar las bases del relanzamiento de las negociaciones y crear un contexto positivo".

El encuentro, que se lleva a cabo en el hotel Waldorf-Astoria, es el primero que mantendrán Netanyahu y Abbas desde que el líder israelí asumió su puesto en marzo pasado.

Image caption El encuentro tiene lugar en el hotel Waldorf-Astoria en medio de fuertes medidas de seguridad.

Antes de la reunión, ambos líderes conversan con Obama por separado.

Según la corresponsal de la BBC en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Barbara Plett, algunos podrían ver el encuentro de este martes como un intento de Obama de obtener lo que sería un gran golpe diplomático.

Pero los observadores sospechan que no será mucho más que la oportunidad de tomarse la foto, junto con un renovado compromiso de continuar el proceso.

En cualquier caso, Washington está apostando porque no se pierdan del todo los esfuerzos de su enviado especial para el Medio Oriente George Mitchell, quien no pudo conseguir un compromiso de las partes para avanzar en el diálogo pese a una ofensiva diplomática que desplegó en la región.

Algunos analistas han señalado como hecho significativo que las reuniones tengan lugar un día antes del debate de la Asamblea General de la ONU y antes de la cumbre del G-20 en la ciudad estadounidense de Pittsburgh.

Según señalan, Obama promovería en esos foros su agenda de paz para Medio Oriente.

El proceso de paz se encuentra bloqueado desde la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza de diciembre pasado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.