Azotes para jóvenes sauditas

El rey Abdullah de Arabia Saudita
Image caption Lejos de los disturbios, el rey inauguró una universidad dedicada a la ciencia y la tecnología.

En Arabia Saudita 20 jóvenes recibieron 30 azotes cada uno por haber participado presuntamente en disturbios callejeros durante las festividades del Día Nacional la semana pasada.

Según la prensa local, los jóvenes recibieron el castigo en público en las localidades de Dammam y al-Khobar, donde ocurrieron los desórdenes.

Hay versiones encontradas sobre los hechos. Las autoridades y los medios acusan a los jóvenes de vandalismo y saqueo, mientras que otras fuentes señalan que los disturbios fueron provocados por religiosos ortodoxos que consideran las festividades anti islámicas.

Se suponía que el Día Nacional sería una ocasión memorable para esta nación árabe.

El rey Abdulá inauguró una nueva universidad a orillas del mar Rojo que estará dedicada a la ciencia y tecnología, mientras que otros sauditas celebraron ondeando banderas y cantando temas patrióticos.

Versiones encontradas

Sin embargo, en la localidad de al-Khobar las celebraciones se tornaron agrias y dejaron tras de sí una estela de destrucción.

Según los periódicos locales decenas de vándalos -algunos con el rostro cubierto- salieron en jauría rompiendo las vitrinas de almacenes y restaurantes.

El analista de temas del Medio Oriente de la BBC, Roger Hardy, dice que unos medios sugieren que hubo un elemento de sabotaje detrás los disturbios.

Pero un sitio internet con extensos vínculos en la provincia oriental -donde ocurrieron los hechos- afirma que se dieron enfrentamientos cuando fundamentalistas intentaron interrumpir las festividades del Día Nacional, las que consideran blasfemas.

Los conservadores wahhabis -de por sí molestos porque la nueva universidad del rey es de alumnado mixto- aluden a la magnitud de los daños causados para resaltar el peligro de permitir las celebraciones en el Día Nacional, señala Hardy.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.