¿Europa se derechiza?

A primera vista, los recientes resultados en Alemania, sumados a la tendencia de Gran Bretaña y otros países de Europa, hacen pensar en un giro del continente hacia la derecha.

Image caption Brown intenta levantar a su partido.

Este domingo en Alemania triunfó la centroderecha, mientras que el partido socialdemócrata SPD obtuvo apenas un 23%, el peor resultado desde que se fundó la República Federal en 1949.

En el Reino Unido, el primer ministro Gordon Brown encabezó este martes una conferencia clave del Partido Laborista, al que las encuestas vaticinan una derrota demoledora frente a los conservadoresen las próximas elecciones.

En un intento por remontar la imagen de su partido, Brown llamó a los laboristas a “cambiar el mundo” y dio un discurso con amplio contenido social en el que defendió el sistema de salud público.

También prometió crear 250.000 puestos de trabajo amigables con el medio ambiente y otorgar casas a madres solteras.

¿Fin de una era?

En Francia, cuna del socialismo, el Partido Socialista está dividido y hace 14 años que no llega a la presidencia.

Bernard Henri Lévy, socialista emblemático francés, escandalizó a muchos hace unas semanas cuando dijo que el PS no estaba agonizando, sino que ya estaba muerto. “Nadie se anima a decirlo, pero casi todos lo sabemos”.

Aunque exageradas, sus palabras resonaron fuerte en el país galo.

En las últimas elecciones en el Parlamento Europeo resultó reelegido el centroderechista José Manuel Barroso, quien fue el único candidato dado que el grupo socialista fue incapaz de proponer uno alternativo.

En las elecciones presidenciales del domingo pasado en Portugal triunfó el socialismo, aunque perdió la mayoría en el parlamento.

Con estos resultados, la izquierda estará "ausente de los gobiernos de los dos más grandes países del continente, Francia y Alemania" y "pronto lo estará en Gran Bretaña", advertía este lunes el periódico español El País.

Izquierda ¿unida o hundida?

Florence Faucher-King, profesora de estudios europeos de la Universidad Vanderbilt en Tenessee, Estados Unidos, dijo a la BBC que los principales partidos de izquierda europeos enfrentan problemas parecidos.

Uno de ellos es la división que produce el desplazamiento de la izquierda hacia el centro. Esta estrategia destinada a conseguir votantes fue exitosa en el caso del Laborismo británico en los años 90.

Image caption Merkel arrasó en las últimas elecciones alemanas.

Sin embargo, según Faucher-King no todos los países pueden darse ese lujo, pues el arrimarse al centro suele beneficiar a los movimientos que se ubican más a la izquierda.

Tal es el caso de Alemania, donde la coalición socialdemócrata se movió hacia el centro y favoreció el crecimiento de nuevos oponentes a su izquierda.

Otro problema que enfrenta el socialismo, según la profesora, es la falta de líderes carismáticos y aceptados ampliamente por el movimiento.

Por si fuera poco, los partidos de centroderecha europeos se han apropiado de ideas tradicionalmente enarboladas por la izquierda como el apoyo a programas de asistencia social, la salud universal y políticas “verdes” como reducción de emisiones de carbono.

Tras la crisis, los gobiernos conservadores se volcaron al proteccionismo, filosofía tradicionalmente defendida por el socialismo pero que ahora, en un mundo en crisis, parece ser ajena a las ideologías.

Casi todos los analistas coinciden en que la izquierda europea ni siquiera pudo valerse del colapso económico mundial para sumar puntos frente al liberalismo económico, responsable de la debacle.

Cautela

Viendo el mapa político la tendencia se orienta hacia a la derecha. Pero ¿es esto reflejo de un profundo cambio de opinión entre los europeos o es simplemente una realidad coyuntural?

Faucher-King recomienda no apresurarse y mirar en detalle cada caso antes de emitir conclusiones.

“Aunque no descarto que haya un cambio de opinión subyacente, sería una ilusión pensar que de repente pueda haber una ‘ola rosa’ o una ‘ola azul’ en Europa".

Según la profesora, lo cierto es que los partidos gobiernan por turnos y luego de tanto tiempo en el poder, puede que los alemanes estén cansados del SDP o que, después de 12 años de laborismo en Gran Bretaña, ahora le toque el turno a otro partido.

Contenido relacionado