Última actualización: miércoles, 7 de octubre de 2009 - 22:46 GMT

Afganistán: Obama deshoja la margarita

Soldado en Afganistán

En lo que va de 2009 murieron 239 soldados estadounidenses en Afganistán, según iCasualties.org.

Donde decía Irak póngase Afganistán y donde decía George W. Bush póngase Barack Obama. No es una fe de erratas. Es una transferencia de responsabilidades políticas sobre el manejo de una guerra que justo este miércoles cumplió ocho años de iniciada.

La de Afganistán era una "guerra olvidada" hasta que llegó Obama a la presidencia. Durante su campaña Obama cuestionó que la Casa Blanca "perdiera el foco" de la lucha antiterrorista abriendo el frente de Irak, una movida que resultó costosa para la popularidad del presidente Bush.

Una vez en la presidencia Obama le puso fecha fija al compromiso en Irak y prometió dedicar los recursos a la lucha en Afganistán. Inmediatamente el Pentágono envió más de 30.000 soldados y se espera que para finales de 2009 haya casi 70.000.

Esa estrategia global está aún por definirse y por eso en las últimas semanas el presidente estadounidense ha estado en conversaciones con su equipo de seguridad nacional, con los generales y este martes con líderes del Congreso.

Sin retiro a la vista

ACEPTAR O RENUNCIAR

La "rebelión retórica" de los generales recuerda a muchos cuando en 1951 el presidente Harry Truman tuvo que despedir al comandante de las fuerzas estadounidense en Asia y héroe de la Segunda Guerra Mundial, general Douglas MacArthur, por diferencias en el manejo de la guerra de Corea.

Sin embargo, la situación de hoy entre Obama y McChrystal dista de ser como en aquella ocasión que muchos historiadores consideran la más dura prueba del sometimiento del poder militar al civil en los EE.UU. y que sería seguida en los ´60 por más ajustes durante la guerra de Vietnam.

"Nosotros en las fuerzas armadas estadounidenses aprendimos unas lecciones muy difíciles en Vietnam cuando tuvimos una guerra que no fue popular y que se hizo aún cuando no había apoyo nacional", afirmó a BBC Mundo el coronel Stephen Donehoo.

Sin embargo Donehoo reconoció que en el caso de Afganistán el presidente Obama debe hacer una valoración política: "Él es el representante elegido por el pueblo para tomar ese tipo de decisiones (…) Los militares o aceptan o renuncian".

Aunque altos funcionarios de la Casa Blanca han asegurado a BBC Mundo que el presidente no hará ningún anuncio "posiblemente en las próximas semanas", antes de su primer viaje a China previsto para mediados de noviembre, está claro que no está previsto un retiro de tropas.

El debate está en si se aumenta la presencia, como piden los generales en el terreno, o se presta atención a una opinión pública que parece rechazar cada vez más que el país salga de Irak para sumergirse en otra aventura potencialmente pantanosa en Afganistán.

En lo que va de año han muerto en ese país 239 soldados estadounidenses, según cifras de iCasualties.org, un sitio internet independiente que hace el seguimiento de las bajas en Afganistán e Irak, usando cifras oficiales obtenidas del Pentágono.

Se trata de un crecimiento exponencial si se considera que en 2008 cayeron 155 y en 2007 murieron 117. Las bajas estadounidenses representan más de la mitad de los 1.446 militares de la coalición internacional que han muerto en Afganistán.

Una encuesta publicada a mediados de agosto por el diario The Washington Post recogía que el 48% de los consultados estaban de acuerdo con el manejo de la guerra, frente al 56% que dijo estarlo en abril.

El desprestigio por las denuncias de fraude en las recientes elecciones afganas y las acusaciones de corrupción en contra del gobierno del presidente Hamid Kharzai, sumado al hecho de que agosto fue el mes más costoso en vidas estadounidenses (47 soldados muertos) hacen pensar a muchos en Estados Unidos que esta es una guerra que no vale la pena ser peleada.

"El presidente está verde"

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Al igual que sucedió en Irak, muchos estadounidenses resienten ese aumento de las muertes de soldados, que se ha incrementado en la misma medida en que Washington ha volcado su atención a las operaciones en Afganistán.

"Se está viendo que el presidente está muy verde como ejecutivo y tanto las fuerzas de la realidad como las fuerzas políticas lo están empujando en muchas direcciones", aseguró a BBC Mundo el coronel Eric Rojo, oficial retirado del ejército estadounidense.

"Ninguna guerra es popular. Eso es una fantasía. La decisión tiene que ser tomada no en base a qué es lo que quieren los republicanos o los demócratas, sino qué es lo importante para el presente y el futuro de la nación", afirmó Rojo, quien se desempeña como asesor en política militar en Washington.

Hace unas semanas The Washington Post publicó parte de un informe confidencial del Pentágono en el que el comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, general Stanley McChrystal, pedía aumentar del número de soldados ante el riesgo de perder la guerra.

Esa filtración catalizó inmediatamente la discusión y además permitió calibrar el impacto en la opinión pública, que es a la que están prestando por ahora más atención los demócratas.

Generales en rebelión retórica

Se nota que el presidente no está tan cómodo con la recomendación que se le hizo, pero aún así la tradición militar es que se le da una recomendación y el presidente es el que toma la decisión

Stephen Donehoo, coronel retirado

La polémica en torno al futuro de las operaciones en Afganistán se ha intensificado por la participación de un sector regularmente silente y obediente: los generales que siguen las órdenes en el terreno.

Luego de que la prensa informara sobre sus recomendaciones al presidente, el general McChrystal ratificó su deseo de un cambio de rumbo en el manejo de la guerra en una inusual conferencia dada la semana pasada en el Instituto de Estudios Estratégicos e Internacionales de Londres.

Durante esa conferencia McChrystal llegó a cuestionar el plan de aumentar los bombardeos de aviones no tripulados que sugiere el vicepresidente Joe Biden

Algunos aseguran que las expresiones del militar representan algo inadmisible en la línea de comando y que un general no tiene que estar opinando de estas cosas en público, razón que llevó recientemente a decir al secretario de Defensa que mejor dar el "mejor consejo al presidente franca pero privadamente".

"Se nota que el presidente no está tan cómodo con la recomendación que se le hizo, pero aún así la tradición militar es que se le da una recomendación y el presidente es el que toma la decisión", aseguró a BBC Mundo, el coronel retirado Stephen Donehoo, experto militar de la oficina de asesoría McLarty Associates.

Bipartidismo alterado

En medio del debate sobre el futuro de Afganistán el presidente se encuentra con la paradoja de que los que apoyarían una decisión de aumentar el número de tropas en el terreno sería la oposición republicana.

Fue notable la renuencia que exhibieron a la salida de la reunión en la Oficina Oval este martes los líderes parlamentarios del partido de gobierno, el senador Harry Reid y la representante Nancy Pelosi, a ofrecer respaldo irrestricto a las políticas del presidente.

En cambio, los republicanos que asistieron tuvieron un tono más comprensivo, lo que aumenta las expectativas de que el presidente Obama tenga que apoyarse en la oposición para que el Congreso le apruebe recursos para el esfuerzo de guerra.

La Casa Blanca está en una disyuntiva difícil porque debe continuar con una guerra heredada para la que no tiene demasiados recursos, ni demasiado apoyo popular o partidista.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.