Pakistán: liberan a rehenes en un cuartel

Soldados cerca del cuartel general en Rawalpindi
Image caption Analistas señalan que es el tercer ataque registrado en Pakistán en una semana.

Fuerzas especiales de seguridad de Pakistán concluyeron este domingo un operativo para liberar a los reheres cautivos por militantes radicales en el cuartel general de Rawalpindi, cerca de la capital del país, Islamabad.

Hombres fuertemente armados habían atacado el cuartel general del ejército en esta ciudad, en un asedio que según las autoridades, fue reivindicado por el Talibán.

Según fuentes militares, más de 40 personas fueron liberadas tras 22 horas de cautiverio.

Tres rehenes y cuatro de los atacantes murieron durante la operación. Uno de los atacantes, se encuentra bajo custodia policial.

Seis soldados y cuatro militantes murieron durante el ataque inicial al cuartel el sábado.

Los militantes, vestidos con uniformes militares, habían lograron penetrar en el recinto fortificado, abrieron fuego y lanzaron granadas a los guardias que se encontraban en los puestos de control.

Tras el incidente se produjo un intenso intercambio de disparos que, según un vocero del ejército, duró casi una hora.

Lea: Clinton advierte sobre amenaza contra Pakistán

Según el portavoz militar Maj Gen Athar Abbas, los equipos de rescate de Pakistán encontraron a los rehenes "en una habitación en la que había un terrorista que llevaba puesto un chaleco suicida".

Los comandos actuaron "rápidamente" y dispararon al sospechoso "antes de que pudiera hacer explotar su carga", aseguró.

Violencia

El ataque ocurrió en momentos en que el ejército paquistaní prepara una operación de gran envergadura contra el Talibán.

De acuerdo con el corresponsal de la BBC en Islamabad, capital de Pakistán, Aleem Maqbool, mientras los miembros del alto mando militar se encontraban atrapados dentro del cuartel, se llamaron helicópteros de combate.

Se trató de un operativo altamente complejo por su nivel de coordinación, dijo el periodista.

Pero aunque Pakistán asegura que la operación fue un éxito, para el gobierno podría suponer una gran humillación que una de las zonas supuestamente más seguras del país -el lugar donde están los militares de más alto rango- haya sido atacada.

Image caption Los soldados paquistaníes se movilizaron para proteger el cuartel general en Rawalpindi.

Por eso, mucha gente está nerviosa por el hecho de que el cuerpo que debería protegerles haya recibido un duro golpe en su propia casa.

Maqbool señaló además que el ataque se podujo un día después de que casi 50 civiles murieran en un atentado perpetrado por un atacante suicida, cerca de un concurrido mercado en Peshawar.

Se trata del tercer ataque que se registra en Pakistán en una semana.

El Talibán ha amenazado con ejecutar ataques si la persecusión militar en su contra no cesa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.