EE.UU.: habla la joven secuestrada

Jaycee Dugard
Image caption Dugard dijo sentirse feliz en la compañía de su familia.

La estadounidense Jaycee Dugard ofreció sus primeras declaraciones públicas desde que fue encontrada viviendo con sus presuntos captores luego de 18 años de cautiverio.

"Estoy tan contenta de estar de vuelta con mi familia", dijo a la revista People.

Su primera foto reciente fue también publicada en la versión en línea de la revista, que la mostró sonriente.

El corresponsal de la BBC en Los Ángeles Peter Bowes señaló que la mujer "se parece mucho a la niña de las fotos que han dado la vuelta al mundo, sus rizos rubios han sido reemplazados por un ondulado pelo castaño".

Philip Garrido y su esposa Nancy son acusados de haber secuestrado a Dugard cuando tenía 11 años de edad. Ellos niegan los cargos.

La pareja presuntamente la mantuvo cautiva en su jardín por 18 años, durante los cuales Dugard tuvo dos hijas. Se cree que el señor Garrido es el padre.

Futuro libro

La revista People dice que Dugard estaba ahora "viviendo recluida" con su madre Terry Probyn, con su hermana, y con sus dos hijas, Angel y Starlit, de 15 y 11 años de edad.

"Estoy tan contenta de estar de vuelta con mi familia, nada es más importante que el amor y apoyo incondicional que tengo de ellos", sostuvo en su entrevista con People.

La revista añadió que Dugard también se divierte montando a caballo y cocinando, y que está considerando colaborar en un libro.

La vocera de la familia, Erika Price Schulte, dijo a la cadena estadounidense ABC que las hijas de Dugard son "niñas encantadoras y brillantes, curiosas e interesadas en el mundo alrededor de ellas".

Agregó que "es increíble lo que Jaycee pudo hacer bajo esas circunstancias".

En 1991 Dugard estaba caminando para tomar el bus escolar afuera de su casa en la ciudad de South Lake Tahoe, California, cuando fue forzada a entrar a un auto.

En agosto de este año, la policía observó que Garrido, un delincuente sexual convicto, distribuía panfletos religiosos en compañía de dos niñas cerca de la Universidad de California en Berkeley.

Se le ordenó entonces presentarse ante el oficial que supervisaba su libertad condicional. Garrido asistió con su esposa, las niñas y otra mujer, que luego fue identificada como Dugard.

La policía descubrió después un complejo escondido en la residencia de la ciudad calforniana de Antioch adonde supuestamente fue confinada Dugard junto con sus dos hijas durante su cautiverio.

Schulte dijo que Dugard estaba preparada para "colaborar plenamente" con la investigación policial.

Los esposos Garrido niegan ambos las acusaciones de secuestro, violación y falsa detención.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.