EE.UU: juez niega matrimonio interracial

Pareja interracial
Image caption Defensores de los derechos civiles dicen que "el Estado no le puede decir a la gente con quién se puede casar".

La decisión de un juez de Paz de Tangipahoa Parish, en el estado de Luisiana, de negarse a celebrar matrimonios interraciales encendió la polémica en Estados Unidos y llevó a una de las parejas afectadas a analizar la presentación de una queja ente el Departamento de Justicia.

El magistrado blanco, Keith Bardwell, aclaró que no es racista y para fundamentar su postura afirmó que los niños mestizos nacidos de esas parejas suelen ser rechazados por las respectivas comunidades a las que pertenecen sus padres.

"Hay un problema con ambos grupos para aceptar a los niños fruto de esos matrimonios", afirmó. "Pienso que ellos sufren y no los vamos a ayudar a través de esos casamientos", expresó.

Badrwell, quien lleva 34 años en la profesión, agregó que la experiencia le indica que la mayoría de los matrimonios interraciales no duran mucho tiempo, a la vez que estimó que hace dos años y medio que viene rechazando las solicitudes presentadas por parejas de distintas razas.

"Intolerante"

Uno de los casos que tomó estado público fue el de Beneth Humphrey, de 30 años, y Terence McKay, de 32.

Cuando la pareja llamó por teléfono para tramitar su licencia de matrimonio, el magistrado les explicó cuál era su postura al respecto.

Bardwell les recomendó que buscaran a otro juez de Paz que estuviera de acuerdo en casarlos.

Humphrey, de raza blanca, dijo que no esperaba tal comentario "en estos tiempos" y que estaba deseando tener hijos con su esposo.

La abogada de la Unión Americana de Libertades Civiles de Luisiana, Katie Schwartzmann, informó que su organización pidió que se investigue a Bardwell y calificó la conducta del juez de "intolerante".

Agregó que la Corte Suprema estableció en 1967 que "el Estado no le puede decir a la gente con quién se puede casar y con quién no".

Sin embargo, Bardwell negó haber maltratado a alguien y dijo que si él objetó un casamiento interracial, entonces tendría que seguir haciéndolo en todos los casos.

"Intento tratar a todos por igual", explicó.

"Amigos negros"

El juez Bardwell también aclaró que tiene "montones y montones de amigos negros", sólo que no cree en la "mezcla de razas".

"Ellos vienen a mi casa, yo los casé, usan mi baño, los trato igual que a todos los demás", destacó.

Señaló que antes de tomar la decisión de rechazar los matrimonios interraciales, había tratado el tema con personas blancas y negras.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.