Talibán amenaza atacar comicios afganos

Urnas para las elecciones.
Image caption Ya comenzó el reparto de urnas por las provincias afganas.

El mismo día que se inició la campaña electoral para la segunda vuelta en Afganistán, el Talibán amenazó con iniciar una oleada de violencia contra las elecciones presidenciales que se celebrarán el 7 de noviembre. Además pidió a los votantes boicotear los comicios.

Aunque en la primera ronda se produjeron ataques esporádicos por parte de los talibanes, la votación de agosto tuvo lugar en un ambiente de calma relativa.

Si bien los primeros resultados le daban al presidente en funciones Hamid Karzai más del 50% de los votos necesarios para no ir a una segunda vuelta, las crecientes denuncias de fraude generalizado en todo el país impidió que se oficializara la cifra.

Esta semana Karzai aceptó ir a una segunda vuelta electoral para enfrentarse a Abdullah Abdullah después de que la Comisión de Quejas Electorales (ECC, por sus siglas en inglés), auspiciada por Naciones Unidas, descubriera "pruebas claras y convincentes de fraude en los sufragios" celebrados en agosto.

Contra el fraude

En esta ocasión, la Comisión Electoral Afgana intenta evitar el fraude generalizado que se produjo en la primera vuelta.

Con esta intención, miles de funcionarios corruptos fueron despedidos. También se cerraron los colegios electorales donde ocurrieron más irregularidades.

A pesar de estas medidas, Abdullah aseguró que se retirará de los comicios del 7 de noviembre a menos que dimitan algunos de los dirigentes de la Comisión Electoral.

El contrincante de Karzai –que fue ministro en su gobierno- acusó reiteradamente a la comisión de no ser imparcial.

En este sentido, su vocero declaró que los funcionarios deberían ser sustituidos por personas que ambos candidatos –Karzai y Abdullah- consideren aceptables.

Expectativas

Image caption La Comisión Electoral acusó a los dos candidatos de haber cometido fraude.

Por otro lado, el enviado especial de los Estados Unidos en Afganistán, Richard Holbrooke, se mostró convencido de que en la segunda vuelta se producirán menos irregularidades que en la primera.

"Uno, sólo hay dos candidatos. Dos, contamos con más experiencia. Tres, la comunidad internacional está dispuesta a ayudar a que esto sea un éxito", indicó Holbrooke en Washington.

En esa misma línea, el jefe de la misión de Naciones Unidas en Afganistán, Kai Eide, apostó por una reducción del fraude, aunque admitió que no podrá ser eliminado por completo.

Lea: Elecciones tendrán credibilidad

El corresponsal de la BBC en Kabul, Charles Haviland, señaló que en el país existen sentimientos contradictorios sobre la segunda vuelta.

Según Haviland, aunque la mayoría de los diplomáticos confían en que el resultado será positivo, muchos afganos de a pie no ven la necesidad de una segunda vuelta y sienten que los políticos no trabajan por el país.

Prueba de este desencanto fue la escasa participación en la primera ronda, que estuvo por debajo del 40%.

Entre los políticos afganos, hay división de opiniones. Algunos creen que las elecciones son necesarias, mientras que otros las interpretan como una imposición occidental.

Independientemente de todas estas dudas, las urnas y las papeletas ya están llegando a las provincias. Allí, camiones, helicópteros y burros las distribuirán por todas las poblaciones afganas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.