Dura condena de Obama a ataques en Bagdad

Atentado en Bagdad
Image caption La explosión casi simultánea de dos coches bomba causó más de 130 muertos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó duramente los sangrientos ataques ocurridos en Bagdad este domingo, en los que han muerto más de 130 personas y que serían los más mortíferos en Irak desde 2007.

En un comunicado, Obama mostró su "dura condena" por los "atroces y destructivos" ataques y envió sus "más profundas condolencias a aquellos que han perdido a sus seres queridos".

Por su parte, el canciller británico, David Miliband, aseguró que los atentados son un "recordatorio terrible de la amenaza del extremismo violento".

La explosión casi simultánea de dos coches bomba las a 10:30 hora local (07:30 GMT) dejó a más de 520 personas heridas y causó daños graves en el ministerio de Justicia y en otro edificio gubernamental, ambos cercanos a la Zona Verde, el corazón administrativo de de la capital iraquí.

Barack Obama telefoneó a su homólogo iraquí, Jalal Talabani, y al primer ministro Nuri al Maliki, a quien reiteró el compromiso de EE.UU. por trabajar en la mejora del país.

"Agenda de odio"

Image caption Obama reiteró el compromiso de EE.UU. por trabajar en la mejora de Irak.

"Estas bombas" -aseguró el mandatario estadounidense- "no sólo persiguen como fin asesinar a hombres, mujeres y niños inocentes, sino que revelan la agenda de odio y destrucción de aquellos que niegan al pueblo iraquí el futuro que se merece".

Por su parte, la secretaria de Estado de EE.UU. Hilary Clinton, dijo que "estos despreciables ataques buscan minar los impresionantes progresos que Irak ha hecho hacia la estabilidad y hacia lograr una mayor confianza en sí mismo".

"No van a tener éxito", aseguró Clinton en un comunicado.

Según informó el corresponsal de la BBC en Bagdad, Gabriel Gatehouse, horas después de los ataques, los equipos de rescate seguían buscando víctimas entre los escombros.

Tras visitar el lugar de los atentados, el primer ministro Al Maliki culpó de los mismos a al-Qaeda y a los seguidores del ex presidente Saddam Hussein.

Según nuestro corresponsal, la violencia en Irak ha disminuido considerablemente en el último año -excepto por ataques esporádicos como el de este domingo- aunque existen temores de que la violencia aumente a medida que se aproximan las elecciones parlamentarias que deben celebrarse en enero.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.