Filipinas: 7 muertos por tormenta

Inundaciones en Filipinas
Image caption Miles de personas han sido evacuadas de sus hogares en la provincia de Quezon.

Al menos siete muertos dejó la cuarta tormenta que afecta a Filipinas en un mes, que azotó la provincia costera oriental de Quezon, llevando fuertes lluvias y vientos a la región.

Meteorólogos dijeron que el tifón Mirinae estaba siguiendo la misma ruta que la tormenta de septiembre, Ketsana, que provocó las peores lluvias en Manila en 40 años.

Muchas regiones aún están tratando de recuperarse de las peores inundaciones en décadas, que han dejado cientos de muertos.

Desde que tocó tierra, Mirinae se mueve a través de Filipinas a 24 kmh (15 mph) y se prevé que se desplace en dirección de Vietnam.

Preparándose para lo peor

Miles de personas fueron evacuadas este viernes de sus hogares en la provincia de Quezon, donde el tifón Mirinae tocó tierra después de la medianoche.

Al menos 10.000 personas abandonaron sus hogares en las zonas cercanas a los ríos y al volcán Mayon -en la provincia de Albay- ya que las autoridades temían que pudiera desencadenar ríos de lodo y roca volcánica suelta.

Las autoridades también cerraron las escuelas, suspendieron el servicio de ferry y enviaron camiones cargados de ayuda a las zonas del norte en la ruta de la tormenta.

"Teniendo en cuenta nuestra tierra ya está saturada con agua, puede causar inundaciones en algunas zonas. Es difícil decir si habrá inundaciones, pero nos estamos preparando para lo peor", dijo este viernes el portavoz de Protección Civil, Ernesto Torres.

Los fuertes vientos han azotado los árboles y las líneas eléctricas, y ha generado embotellamientos de tránsito en las autopistas de la región costera.

Hubo temores de que las intensas lluvias pudieran provocar deslizamientos de tierra con consecuencias fatales, pero hasta ahora no han habido informes de víctimas o daños significativos.

'No tan mal'

Image caption El tifón Mirinae se mueve a través de Filipinas a 24 kmh con dirección de Vietnam.

A los residentes de Manila se les pidió que prepararan provisiones para 72 horas y que se quedaran en casa antes de la llegada de la tormenta.

Vanessa Tobin, representante del Fondo de las Naciones Unidas para Infancia (UNICEF) en Filipinas, dijo a la BBC que la lluvia había caído con fuerza en la capital el sábado, pero ahora había sido sustituida por fuertes vientos.

"Los informes de Manila no son tan malos como se esperaba", dijo. "Pero estamos recibiendo informes del sur -particularmente alrededor de Bicol que se vio afectada en 2006 por deslizamientos de tierra- que ha habido fuertes lluvias y daños significativos", agregó.

Más de 900 personas han muerto en las últimas múltiples tormentas, incluyendo el tifón Parma, que golpeó Filipinas durante el mes pasado.

Más de 100.000 personas permanecen en centros de evacuación administrados por el gobierno y algunas comunidades en Manila siguen inundadas, obligando a los residentes a moverse en balsas improvisadas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.