Última actualización: viernes, 6 de noviembre de 2009 - 17:27 GMT

"El muro está en tu cabeza"

Un joven intenta mirar a través de una grieta en lo que queda del Muro de Berlín

Los lectores coinciden en lo significativo del 9/11/1989: unos lo ven como positivo, otros como un desastre.

La caída del Muro de Berlín constituyó mucho más que el fin de la Guerra Fría y el nacimiento de un nuevo orden mundial, y los lectores de BBC Mundo coinciden con ello en los comentarios que han dejado en el foro.

Pero si algunos recuerdan con emoción y agradecimiento las imágenes de aquel 9 de noviembre de 1989, otros lamentan el cambio que trajo consigo.

Si varios de los foristas están de acuerdo en la necesidad de tener puentes entre sociedades separadas, y reflexionan sobre los "muros mentales" que se construyen entre personas de distintas ideologías, credos o costumbres, otros hablan de lo necesarias que se vuelven las barreras físicas cuando los enfrentamientos ponen en riesgo la seguridad del grupo.

Algunos comentaristas celebraron que BBC Mundo recuerde los muros que siguen en pie, pero no faltaron las críticas por los "muros invisibles" que no aparecieron en el especial.

clic A los dos lado del muro: ¡Participe usted también en el foro!

Destaca la mención reiterada de la "muralla invisible" que numerosos lectores perciben en torno a la isla de Cuba -unos se refieren al embargo estadounidense, otros a la imposibilidad de abandonar su país-, que claramente BBC Mundo no incluyó en su lista de muros físicos, tangibles.

Más allá de las discrepancias, el tono general en el foro es de condena a lo que separa a los seres humanos, y podría resumirse en esta frase de Hugo Tipiani Heredia, de Perú: "Más amor y menos visas".

El de Berlín, un símbolo

Casi todo el mundo quiere la paz y el amor. Pero antes de esto, buscamos la seguridad que viene desde nuestro propio terreno

Tomás Lutz, EE.UU.

"Imaginar que fue un solo muro el que cayó hace casi dos décadas. Sin embargo, es el referente para repensar nuestras propias acciones. ¡Cuántas veces nosotros mismos creamos fronteras con nuestros semejantes! Acaso, ¿no nos dividimos entre nosotros mismos con algún pretexto?", se pregunta Néstor Mayma Quispe, también de Perú.

Es que si se conmemora la caída del Muro de Berlín es entre otras cosas porque su significado pone de manifiesto la existencia de otros muchos muros, que a veces se perciben de forma distinta.

"Los muros tienen diferente interpretación según quiénes los construyan. La gran muralla China se considera casi una maravilla actualmente y se construyó para defenderse de la invasiones. El muro entre México y EE.UU. no ha tenido la connotación del de Berlín; sin embargo, juega un papel más significativo porque son los hambreados los que pretenden sobrepasarlo", dice Ramón, de Venezuela.

Las discrepancias entre quienes ven los muros como algo negativo y quienes prefieren resaltar sus efectos positivos no tardaron en aparecer.

Jorge Rafael, de Colombia, dice que "como no actuamos con amor, creatividad o razón, nos desesperamos y ponemos muros. Para impedir el paso, pero también para encerrarnos nosotros mismos".

Las justificaciones

Un cubano se fuma un cigarro cerca del mar en La Habana

Algunos lectores se quejan de que no aparezca en el especial el muro que perciben en torno a Cuba.

Algunos comentaristas prefieren resaltar los motivos que explican la existencia de los muros. Shaul, de Israel, dice que "los muros son necesarios cuando alguien del otro lado intenta violarte, destruirte, intimidarte, matarte (...) Si en vez de cruzar el territorio para volarse en un autobús, lo hiciran para trabajar dignamente o estudiar, no habría necesidad de muros".

"Casi todo el mundo quiere la paz y el amor. Pero antes de esto, buscamos la seguridad que viene desde nuestro propio terreno", dice por su parte Tomás Lutz, de EE.UU.

Héctor, de Argentina, comenta que la caída del Muro de Berlín no necesariamente tuvo efectos positivos para los países de Europa del Este: "Al existir una sola cara de la moneda, las nuevas generaciones crecerán creyendo que el único mundo es éste, el de la flexibilización laboral, la globalización, la lucha por el empleo, la poca calidad de la enseñanza pública y médica, la exacerbación del individualismo mas feroz en contra de los valores humanos".

Orlando, de Cuba, coincide con él: "¿Qué marca la diferencia entre el antes y después? Ahora conocen en carne propia fenómenos que nunca conocieron: prostitución infantil, drogadicción, niños en la calle, miseria, corrupción, violencia, etc. Se prestan para los juegos más sucios; han vendido su alma al diablo".

A Esther, quien escribe desde República Checa, le entristece que "muchos prefirieran que ese muro siguiera en pie". "Parece que el hecho de que existan muros en el mundo demerita la caída del Muro de Berlín, que representó la incorporación al mundo del siglo XX de millones de seres humanos", agrega.

Puertas en el muro

Mientras haya personas que crean en doctrinas mágicas que se deben exportar, seguirá habiendo muros, invasiones y guerras

Hil, Argentina

Desde Beer Sheva, Salomón parece estar de acuerdo con que la existencia de muros es inevitable.

"El separatismo está insertado en los genes humanos y si no hay separación por política lo habrá por otras causas: religión, etnia, lenguaje, nivel de vida, educación, etc. La pregunta no es si hay un muro, sino si hay puertas en ese muro por las que que se pueda mantener un diálogo constructivo", dice.

Lejos de hallar puertas, los foristas que escriben sobre Cuba opinan desde los antípodas.

"Llama la atención que no se haga referencia al único muro de la Guerra Fría que aún persiste y que es el muro virtual que impide a los estadounidenses el libre acceso a Cuba", dice Fernándo Jerez desde La Habana.

"Vean el muro que Cuba construye para sus nacionales, que no pueden salir sin permiso, no pueden entrar sin permiso. En el país que los vio nacer. Si hay un muro más humillante, háganmelo saber", dice por su parte Calixto Sánchez, también cubano.

Hil, de Rosario, Argentina, es bastante escéptico ante la posibilidad de que caigan los muros que todavía permanecen en pie.

"Mientras haya personas que crean en que hay pueblos elegidos o bendecidos, y que existen doctrinas mágicas -sea el marxismo o el neoliberalismo/neoconservadurismo- que se deben exportar a otros pueblos mediante persuasión, chantaje o invasión, seguirá habiendo muros, invasiones y guerras", remata.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.