EE.UU.: reforma de salud a votación

Barack Obama
Image caption El presidente estadounidense visitó el Congreso para impulsar la aprobación de su reforma de Salud.

Con una inusual visita sabatina del presidente Barack Obama al Capitolio de Washington, los miembros de la Cámara de Representante tienen planeado someter a votación el proyecto de ley de reforma del sector salud que ha venido promoviendo el presidente Barack Obama.

Obama ha estado los últimos días haciendo gestiones personalmente ante los representantes para asegurar la aprobación de lo que sería la reforma más importante del sector en el último medio siglo y una de sus principales promesas de campaña.

"Es hora de terminar el trabajo. Esta reforma dará más estabilidad y seguridad a los estadounidenses que tienen seguro médico; a los que no tienen les dará calidad y opciones que se puedan permitir. También reducirá los gastos de las familias y los negocios", dijo.

"Millones de personas nos están observando (...) al fin y al cabo para esto nos mandaron aquí, para afrontar por fin los desafíos que Washington ha olvidado durante décadas", añadió.

Según dijeron a BBC Mundo fuentes de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, están "confiados" en que al final de la jornada contarán con los 218 votos necesarios para garantizar la aprobación de la ley.

Sin embargo, la oposición republicana también dice confiar en que podrán "descarrilar" el proyecto al que califican de "costoso" e "intervencionista", por la creación de un sistema gubernamental de seguros de salud, la llamada "opción pública", el aspecto más polémico de la reforma propuesta.

Aborto e inmigración

"El discurso de venta es simplemente que estamos en la cúspide del tipo de reforma del sector de cuidados de salud de la que este país ha estado hablando por décadas", dijo este viernes el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs al explicar la intervención personal del presidente.

Las gestiones presidenciales de última hora parecen ratificar lo que dijo la noche del viernes el líder de la mayoría demócrata, Steny Hoyer, cuando reconoció que no tenían los votos asegurados pero que estaban "muy cerca" de lograrlos.

Para ello se ha tenido que lograr acuerdos de enmienda de la ley en temas como el aborto, para asegurar a los demócratas más conservadores que no se usarán dinero públicos para que el eventual seguro gubernamental cubra ese tipo de operaciones, algo que fue acordado apenas la noche del viernes.

También se han establecido normas para garantizar que los inmigrantes indocumentados no se beneficien de la ampliación de coberturas y servicios de salud que pretende hacer la nueva legislación.

Escollos por venir

Image caption En caso de que la Cámara baja apruebe la reforma, se necesitará que el Senado de el visto bueno final.

Desde que se presentó el proyecto a mediados de año, los republicanos y otros grupos conservadores los han calificado de parte del paquete de "políticas socialistas" que quiere imponer el presidente Obama.

El centro de sus críticas y desconfianzas ha sido la "opción pública" de seguros, que consideran que eventualmente desplazará a las empresas privadas del sector, lo que que dejará los cuidados médicos en manos del estado.

Del lado republicano se calcula que unos cuarenta demócratas "menos liberales" pueden ser convencidos de retirar su apoyo al proyecto, lo que forzaría a una aplazamiento de la votación, lo que por si sólo podría ser visto como una derrota para la Casa Blanca.

Pero aunque la ley sea aprobada por la Cámara baja, le faltará aún el visto bueno a la versión que maneja el Senado, con la cual deberá fundirse eventualmente para crear un solo texto legal.

En la cámara alta no está claro cuándo podrá empezar ese debate, al punto que el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, sugirió en días pasados que el tema podría quedar para el próximo año, pese a que el presidente Obama ha insistido en que quiere firmar la ley antes que termine el 2009.

Caro y malo

EE.UU. es el país industrializado que más gasta dinero en servicios de salud y sin embargo es el único que carece de una plan de cobertura universal que ampare a todos los ciudadanos.

Se estima que unos 40 millones de personas no tienen cobertura, el 30% de esos ciudadanos son de origen hispano, que es la minoría más afectada por la falta de seguros de salud.

Según datos de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, los estadounidenses gastan unos US$72.000 anuales en salud, el doble que en Alemania, Francia o Gran Bretaña, pero con una calidad que se considera inferior a los servicios en esos países.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.