Latinas, las que más abortan en España

Protestas en España en contra del Aborto
Image caption Más de 2.000 mujeres no residentes en España viajaron exclusivamente al país para abortar.

Tres de cada diez mujeres que abortan en España son latinoamericanas. Por primera vez el Ministerio de Sanidad ha tipificado el fenómeno por nacionalidades. La mayoría de abortos (55%) son de extranjeras. La crisis económica que atraviesa España es una de las principales razones.

La cifra es significativa porque las mujeres inmigrantes sólo representan el 11% de la población femenina en España. Así se desprende de la reciente Estadística de Interrupción Voluntaria del Embarazo del Ministerio de Sanidad y Política Social. El informe, correspondiente al año pasado, señala que en 2008 se llevaron a cabo un total de 115.812 abortos en España, un 3,27% más que el año anterior.

Los datos coinciden con un clima de crispamiento en la sociedad española por la propuesta del gobierno socialista de reformar la Ley del Aborto. La polémica ley -pendiente de ratificación en el Congreso- mantiene el plazo de 14 semanas para abortar libremente y permitiría que las menores de 16 y 17 años interrumpan sus embarazos sin el consentimiento de sus padres.

Ayer el Obispo Auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez, crispó aún más el ambiente diciendo que “los políticos católicos que aprueben la reforma no podrán comulgar en misa”.

Motivos para abortar

Por nacionalidades la mayoría de mujeres que abortaron proceden de Latinoamérica (28.894), Europa del Este (12.034) y África (6.025), según el Ministerio de Sanidad. El estudio confirma además el llamado turismo abortista, más de dos mil mujeres no residentes en España viajaron exclusivamente al país para abortar.

La tercera parte de las mujeres que abortaron, ya lo había hecho antes, y dos de cada diez, más de dos veces. En cuanto a las motivaciones el informe señala la crisis económica como la principal razón. El 15% de las mujeres que abortaron estaban desempleadas en ese momento.

El principal argumento de la mayoría de las inmigrantes que abortan es su situación económica, salvo las asiáticas que dicen no querer tener más hijos, aunque en su caso hay que puntualizar que utilizan poco las clínicas”, señala Eva Rodríguez, presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La vinculación de las mujeres inmigrantes en actividades económicas con altas tasas de empleo temporal y sumergido las expone a condiciones de más vulnerabilidad que las mujeres autóctonas. Esto podría explicar la decisión de recurrir a las interrupciones del embarazo con mayor frecuencia", subraya un estudio sobre inmigración y sanidad de la Universidad Complutense de Madrid y los departamentos de salud pública de Alicante y Colombia.

Rodríguez, no obstante, señala que en muchos de los embarazos no deseados subsiste la desinformación sobre los métodos anticonceptivos. “Las latinas creen que muchos métodos anticonceptivos son perjudiciales para la salud. La mitad de las pacientes reconoce que se quedó embarazada por no utilizar ningún método anticonceptivo”, explica.

Violencia de género

Antes de llegar a la decisión de abortar hay un camino de presiones e incertidumbres. “Un 80% de los abortos que se producen en España son consecuencia de presiones físicas y psicológicas, de violencia de género. El caso de las inmigrantes es sobrecogedor. El 42% afirma que su pareja les obliga a tener relaciones sin preservativo y que si se niegan es motivo de conflicto”, señala la experta en salud sexual Victoria Virtudes, quien ha estado al frente de varias IVE (clínicas de interrupción voluntaria del embarazo).

Para Virtudes las estadísticas que suele publicar el Ministerio sobre aborto “no detallan los motivos que llevan a las mujeres a tomar esa decisión. Es necesario que los centros de salud y de orientación sexual informen tanto a las inmigrantes como las mujeres jóvenes. Hay que afrontar el aborto como una responsabilidad social y de salud”, señala.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.