Palin no será candidata... de momento

Sarah Palin (segunda a la izquierda) en el programa de Oprah Winfrey con sus hijas
Image caption Palin apareció uno de los espacios televisivos diurnos con más audiencia en EE.UU. para promocionar su libro.

La ex candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos, la republicana Sarah Palin, ha asegurado que por el momento "no está en su radar" participar en la carrera presidencial de 2012.

Pero en una entrevista con la popular presentadora Oprah Winfrey, la ex gobernadora de Alaska dijo no descartar optar algún día a la presidencia de su país.

Palin apareció en el programa de Winfrey -uno de los espacios televisivos diurnos con más audiencia en EE.UU.- para promocionar su anticipada autobiografía política titulada "Going Rogue: An American Life", que saldrá a la venta este martes.

Al ser preguntada sobre la posibilidad de optar a la Casa Blanca en 2012, Palin aseguró que en estos momentos está centrada en las elecciones legislativas que deben celebrarse en noviembre de 2010, en las que los republicanos esperan acabar con la mayoría que ostentan los demócratas en ambas cámaras del Congreso.

"Me estoy concentrando en 2010 y en asegurarme sobre qué hacemos frente a los problemas", señaló la política de 45 años, quien saltó a la escena pública el pasado año al ser elegida como compañera de fórmula del republicano John McCain.

Según el corresponsal de la BBC en Washington Paul Adams, algunos republicanos conservadores quieren que Palin participe en las presidenciales de 2012, al considerar que encarna los valores que ellos quieren preservar.

Por el contrario, otros republicanos, señala Adams, creen que si Palin fuera candidata cometerían un terrible error que llevaría al partido a una hecatombe electoral.

Obra autobiográfica

Image caption La tirada inicial del libro de Palin es de de 1,5 millones de copias.

Con su aparición este lunes en diversos programas de televisión, Palin inició la gira de presentación de su obra autobiográfica, en la que cuenta su experiencia como candidata a la vicepresidencia de EE.UU.

En el libro Palin arremete con dureza contra los responsables de la campaña electoral republicana.

Al ex jefe de la campaña de McCain, Steve Schmidt, lo describe como "un tipo frío, de rostro adusto", que creía que ella no estaba suficientemente preparada en cuestiones de política y que llegó a plantearse si la ex gobernadora estaba sufriendo una depresión posparto, tras el nacimiento de su hijo en abril de 2008.

Schmidt aseguró a medios estadounidenses que las acusaciones de Palin son "pura ficción".

Palin también cuenta cómo le prohibieron hablar con determinados periodistas y cómo no le dejaron dar un discurso la noche en que perdió las elecciones.

Además, se queja de haberse visto obligada a llevar maquillaje y ropa cara, y asegura que el Comité Nacional Republicano le presentó una factura de US$50.000 por gastos contraídos durante la campaña que debía pagar por haber perdido los comicios.

A lo largo de las 413 páginas del libro, Palin también critica con dureza a la presentadora de la cadena CBS Katie Couric, con la que realizó una entrevista durante la campaña electoral que hizo que su imagen se viera seriamente dañada, entre otros motivos, por no saber qué responder cuando la periodista le preguntó qué periódicos leía.

La ex candidata a la vicepresidencia de EE.UU. asegura que sólo accedió a la entrevista porque le dijeron que Couric, a la que describe como "manipuladora" y "tendenciosa", tenía baja autoestima.

La tirada inicial del libro de Palin, que antes de llegar a la tiendas ya se ha colocado en los primeros puestos de las listas de ventas, es de de 1,5 millones de copias.

Contenido relacionado