Brown: ¿hora de delegar a los afganos?

Gordon Brown en el Banquete en honor del Lord Mayor
Image caption Brown habló de un cronograma de traspaso de responsabilidades, pero no habla de retirada.

El primer ministro británico, Gordon Brown, dio la primera señal clara de que su gobierno piensa en una estrategia para que las fuerzas armadas de su país salgan de Afganistán.

En el primer discurso sobre política exterior del año, Brown dijo en Londres que convocará a una conferencia internacional para principios de 2010 que establecerá, paso a paso, cómo se concretará la entrega de los distintos distritos afganos a las tropas locales.

Si fuera posible, afirmó, el proceso debería comenzar el año próximo.

Brown aclaró que los soldados británicos sólo dejarán Afganistán cuando las autoridades del país asiático sean capaces de defenderse por sí mismas y a su población, y estén capacitadas para mantener a al-Qaeda fuera del territorio.

Según los corresponsales de la BBC en el Reino Unido, el discurso del premier británico es un reconocimiento tácito de que existe una preocupación creciente en el gobierno de Londres por la abrupta caída en el apoyo de la opinión pública a la guerra.

Traspaso, no retirada

El primer ministro pretende que en la próxima cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en enero próximo, se establezca una agenda de traspaso de responsabilidades a las fuerzas de seguridad afganas.

Image caption Según el premier británico, la ofensiva de este año ha sido la más efectiva desde 2001.

Pero Downing Street se cuidó de aclarar que esto no significa que Brown busque acelerar la retirada, ni que la cumbre de Año Nuevo -que podría celebrarse en Londres- vaya a convertirse en un ámbito para discutir el calendario de salida de las tropas extranjeras de Afganistán.

Según el analista político de la BBC, James Robbins, Brown pretende acallar los pedidos de un repliegue inmediato con la sugerencia de que pronto las tropas británicas podrían abandonar el frente de guerra.

El premier pronunció su discurso poco después de que se informara sobre la muerte del soldado número 97 en lo que va del año.

"Amenaza continua"

Brown reconoció que al-Qaeda no opera actualmente en Afganistán. Pero en su alocución advirtió que el grupo radical continúa reclutando y entrenando a combatientes.

"Al-Qaeda tenía vínculos con el Talibán afgano y paquistaní antes de 2001. Debemos negar a los terroristas el espacio que el régimen del Talibán concedió a los atacantes del 11 de septiembre (de 2001 en Estados Unidos)", dijo.

"Estamos en Afganistán porque consideramos que, si el Talibán retoma el poder, al-Qaeda y otros grupos terroristas podrían recuperar el ámbito donde operar", agregó.

"Estamos allí porque actuar en Afganistán no es una alternativa a actuar en Pakistán, sino más bien un respaldo imprescindible".

Brown afirmó, además, que al-Qaeda es "el mayor riesgo para el Reino Unido" y dijo que los combates de este año fueron los más efectivos desde 2001, si se comparan sus efectos sobre la insurgencia con cualquier otro período previo de 12 meses consecutivos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.