Con mensaje para Pyongyang, Obama se despide de Asia

Obama cerrando su gira asiática en Seúl
Image caption Obama cerró su gira asiática en Seúl dirigiéndose a Pyongyang y Teherán; les pide cambiar de rumbo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, hicieron un llamamiento a Corea del Norte a cambiar de rumbo y abandonar sus ambiciones nucleares, a cambio de la promesa de suculentas ayudas económicas.

Obama respalda así la propuesta de Corea del Sur de ofrecer un generoso paquete de donaciones a su vecino del norte, en vez de insistir con las conversaciones multilaterales estancadas.

En su despedida de Seúl, la última escala en su gira por Asia, Obama dijo que Pyongyang debe dejar a un lado el "patrón de provocaciones", que "jamás han resuelto su problema central".

Un enviado especial de EE.UU. visitará el país comunista el 8 de diciembre, en respuesta al pedido de Pyongyang de establecer una línea de diálogo directa con Washington.

El programa nuclear norcoreano no fue el único al que se refirió el mandatario estadounidense en Seúl. Obama advirtió que está en conversaciones con sus aliados a raíz de la negativa de Teherán a la propuesta occidental de que envíe su uranio a Rusia a cambio de combustible para alimentar sus centrales nucleares.

Según dijo, EE.UU. y sus socios discuten un nuevo paquete de sanciones contra la República Islámica, aunque ni China ni Rusia -ambos con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU- han hecho explícito el apoyo a más medidas punitivas.

A dos puntas

Estados Unidos está comprometido a llegar a un acuerdo con Pyongyang junto con Corea del Sur, Japón, Rusia y China, sus socios en la mesa de diálogo multilateral con Corea del Norte.

Sin embargo, Pyongyang se apartó de este grupo y pidió una línea de diálogo directa con Washington.

En esta visita quedó claro que EE.UU. está dispuesto a recorrer todos los caminos posibles.

Pero si Obama y Lee Myung-bak demostraron con palabras y gestos ser un frente unido en relación a Pyongyang, en otros temas persistieron las discrepancias, dice el corresponsal de la BBC en Seúl John Sudworth.

La visita de Obama no supuso avances en las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre EE.UU. y Corea del Sur, acuerdo que se firmó hace dos años pero no ha sido ratificado aún.

A pesar de que Obama y Lee Myung-bak insistieron en la fortaleza de su alianza, el pacto comercial continúa estancado a raíz de los temores del Congreso estadounidense de que afecte la industria automotriz local.

Tras una visita a las tropas estadounidenses estacionadas en Corea del Sur, Obama partió rumbo a EE.UU. via Alaska.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.