Irán: ¿nuevas sanciones en puerta?

uranio enriquecido
Image caption En el corto plazo, un ataque sobre los sitios nucleares de Irán parece muy remoto, pero en el largo plazo, no se puede descartar.

Las más recientes críticas del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) contra Irán son otra señal de que nuevas sanciones están en camino.

La resolución del OIEA de censurar a la nación islámica por construir otro sitio secreto de enriquecimiento de uranio estuvo apoyada por Rusia y China.

Esto no significa que vayan a unirse a una nueva ronda internacional de sanciones en contra de Teherán pero sí implica que el gobierno iraní no puede contar con ellos para un apoyo diplomático.

Y también puede significar que Rusia no le suministrará a Irán el sistema antimisiles S-300 que Teherán ordenó. Y esa acción sería una sanción en sí misma.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dicho que evaluará la posición de Irán a fines de año.

Si se decide por más sanciones, Obama buscará el apoyo de Rusia y China. Si no lo consigue, actuará con sus contrapartes negociadoras: Gran Bretaña, Francia y Alemania, sumados a la Unión Europea (UE) en su totalidad y otros países, o al menos eso esperaría el mandatario.

Truco de Occidente

Sólo dos acciones podrían obstaculizar esta estrategia. La primera es que Irán cumpla con las exigencias de seguridad y que detenga su enriquecimiento de uranio.

Y eso no sucederá, de acuerdo al presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad. Él se ha mantenido firme en su postura y no hay razón para no creerle.

La otra es que Irán acepte enviar su uranio apenas enriquecido a Rusia y Francia, para que sea convertido en barras de combustible nuclear que podrá utilizar en un pequeño reactor de investigación en Teherán, que produce isótopos para tratamientos contra el cáncer.

Image caption "Entiendo que la postura de Irán, hasta ahora, es que está dispuesto a intercambiar, en forma simultánea, dos cargas de uranio de bajo enriquecimiento, por el equivalente en barras de combustible nuclear que podrá utilizar en su reactor de investigación".

Algunos líderes iraníes ven esto como un truco de Occidente, que, según ellos, buscaría quedarse con el uranio y no devolverlo.

Sin embargo, el jefe de la agencia nuclear de Naciones Unidas, Mohamed El Baradei, ha dicho que Irán tiene una propuesta al respecto.

"Entiendo que la postura de Irán, hasta ahora, es que está dispuesta a intercambiar, en forma simultánea, dos cargas de uranio de bajo enriquecimiento por el equivalente en barras de combustible nuclear que podrá utilizar en su reactor de investigación", dijo El Baradei y agregó:

"Una vez que Irán reciba el combustible nuclear, está dispuesto a poner bajo la vigilancia del OIEA su uranio apenas enriquecido, siempre y cuando éste permanezca dentro de Irán".

Mohamed El Baradei, quien dejará su cargo la próxima semana, dijo también que "esta oportunidad habría que aprovecharla".

Petróleo

El Consejo de Seguridad de la ONU ha reclamado a Irán que deje de enriquecer uranio y ha aprobado tres rondas de sanciones hasta ahora, que le prohíben a Teherán realizar intercambios comerciales con materiales nucleares, así como restricciones financieras y de viaje.

En caso de que se decidan por más sanciones, el comercio petrolero de Irán está en la mira de los seis países que están negociando con Teherán. En especial las importaciones de productos refinados y derivados del petróleo.

Image caption La resolución del OIEA de censurar a Irán por construir otro sitio secreto de enriquecimiento de uranio, estuvo apoyada por Rusia y China.

De acuerdo a Wilkie, Farr y Gallaher, un despacho internacional de abogados, la intención es la siguiente, según dijo uno de los socios:

"Las sanciones del gobierno de Obama podrían afectar a la mayor parte de las importaciones y exportaciones de Irán, prohibiendo bienes, servicios, tecnología, información, y otras actividades que apoyan la importación o producción de petróleo refinado, incluyendo la construcción de refinerías, modernización de las mismas o reparación y mantenimiento".

Por el momento, algunos gobiernos estarían contentos con esto, tomando en cuenta que no hay evidencias de que Irán esté actualmente inmerso en la fabricación de un arma nuclear, además de las seguridades dadas por Teherán de que no estaría buscando fabricar armas atómicas.

Sin embargo, Israel no está, ni estará convencido de esto.

A las nuevas sanciones, si llegan, habría que darles tiempo para saber si tienen efecto.

Así que en el corto plazo, un ataque sobre los sitios nucleares de Irán parece muy remoto, pero en el largo plazo, no se puede descartar.

Contenido relacionado