Hispanos ausentes en escuelas texanas

Libro de texto de Texas
Image caption Libro de texto de escuelas texanas.

Líderes latinos reclaman que se promueva el papel que han jugado los hispanos en la historia del estado de Texas, Estados Unidos.

A pesar de que Adina De Zavala llevó a cabo una intensa campaña para salvar de las ruinas al edificio de El Álamo, lugar donde se libró la legendaria batalla de 1836 entre fuerzas militares mexicanas y tejanas, su nombre no figura en ningún libro de texto escolar del estado de Texas.

Sin embargo, El Álamo, el sitio histórico que recibe la mayor cantidad de visitas turísticas en Texas cada año, estuvo a punto de ser destruido y sólo se salvó porque De Zavala se encerró entre sus paredes durante tres días para evitar que se derrumbara.

Al igual que De Zavala, están ausentes en los libros de texto de primaria y secundaria de Texas decenas de hispanos que participaron en su proceso de independencia de México y en su integración a Estados Unidos.

Entre los que hasta el momento sí son reconocidos y su historia es enseñada en las escuelas del estado figuran el doctor Héctor P. García, Dolores Huerta, Juan de Oñate, Francisco Coronado, Martín de León y César Chávez.

Campaña latina

Ahora, miembros latinos de la Junta Escolar y legisladores estatales libran una campaña para que se enseñe a los estudiantes tejanos la vida de latinos que influyeron en el desarrollo de la zona.

Image caption Para algunos, los hispanos deberían figurar más en los libros escolares.

"Toda la vida hemos estado leyendo sobre David Crocket y Sam Houston, pero en verdad los que pelearon para hacer a Texas independiente, los que de veras pelearon con su ánimo y su sangre, eran los hispanos que estaban (allí)", expresó a BBC Mundo Mary Helen Berlanga, miembro de la Junta Escolar del estado.

Berlanga resaltó que sólo 16 hispanos figuran entre las 164 figuras históricas sobre las que se enseña desde el preescolar hasta los 12 años en las escuelas de Texas.

Sin embargo, de los cuatro millones de estudiantes de primaria y secundaria del estado, más de dos millones son de origen hispano.

"Si esos niños ven estos libros piensan que los hispanos no valían la pena, que eran los malos, como Santa Ana (ex presidente mexicano)", agregó Berlanga.

"No tienen ningún nombre que puedan reconocer como propio, de alguien que hizo algo de importancia, que hizo algo para el estado o para Estados Unidos", recalcó.

La paradoja es que este tramo de la historia de las relaciones mexico-estadounidenses que se desea enseñar a los descendientes de mexicanos en Texas, en México se estudia y se enseña de una manera distinta.

Revisión necesaria

A juicio de la educadora, en estos momentos en que la Junta Escolar de Texas revisa el currículo de primaria y secundaria se debe aprovechar para reconocer el papel que han jugado numerosos hispanos.

Los nuevos requisitos que son trazados actualmente para la enseñanza de ciencias sociales deberán ser ejecutados durante la próxima década en todas las escuelas primarias y secundarias de Texas.

Los estándares también serán utilizados para escribir los libros de texto y desarrollar las pruebas estatales para los estudiantes.

"Vamos a empezar con kinder", exclamó Berlanga quien lleva 25 años en la junta escolar. "Así como quieren a Stephen (Foster), deben también poner a José Antonio Navarro, él estaba aquí en la primera legislatura, y firmó la declaración de independencia de Texas".

Desde la semana pasada, el bloque de líderes latinos del Congreso estatal presiona a los miembros de la junta para que se aumente el número de figuras históricas hispanas en los libros de ciencias sociales.

Al frente de la campaña figura la representante Norma Chávez, quien consideró que los actuales estándares educativos del estado no reconocen que los tejanos -como le dicen a los mexicanos que residían en Texas antes de independizarse- estaban en la zona antes que los estadounidenses.

"Es como si los hispanos no existieran para muchos de estos estándares. Los mexicanos-estadounidenses no surgieron repentinamente de la nada en la frontera", agregó la legisladora de El Paso.

Resistencia

Pero la campaña latina enfrenta la oposición de miembros de la junta escolar que ven el esfuerzo como un afán de asignar una cuota para las figuras históricas clave que deben aparecer en los libros de textos y en la instrucción en las aulas.

La miembro de la junta Pat Hardy entiende que los líderes hispanos piden "que se incluyan personajes diferentes sólo porque son latinos".

La oposición a que se incluyan otras figuras históricas en los libros también parte de residentes de Texas como Chuck Taylor, quien en una carta a la Junta Escolar escribió que "deseamos estándares de la historia estadounidense que sean reales y exactos".

En su misiva Taylor consideró que la enseñanza de la historia de EE.UU. debe concentrarse en promover el "patriotismo estadounidense" y honrar "a nuestros padres fundadores y nuestras tradiciones estadounidenses".

Por lo tanto, indicó el empresario tejano, "frenen las supresiones sin sentido y la revisión de nuestros libros de texto".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.