Imponen ley marcial en provincia filipina

Chequeos en puestos de control
Image caption El estado de excepción podría prolongarse hasta dos meses.

Por primera vez en 28 años, parte de Filipinas se encuentra regida por la ley marcial.

Fuentes gubernamentales indican que el estado de emergencia se limita a la provincia de Maguindanao, como forma de prevenir la insurrección de una milicia local leal a un poderoso clan vinculado a la masacre de hace dos semanas.

La declaración permite requisar y detener sin garantías a sospechosos. Podría prolongarse hasta por 60 días, si no cambia la situación.

La familia de los Ampatuans está acusada de organizar el asesinato de 57 personas que viajaban en convoy a respaldar la candidatura de un político de oposición.

El jefe de los Ampatuan, Andal Ampatuan padre y su hijo Zaldy, están bajo custodia policial. Otro miembro de la familia, Andal Ampatuan hijo, quien se entregó a las autoridades en Manila, ha sido acusado de asesinato múltiple.

Lea también: Masacre filipina, se entrega sospechoso

Milicias conspiran

La corresponsal de la BBC en la región, Rachel Harvey, explica que la decisión de imponer la ley marcial en Maguindanao es una medida contundente y políticamente jugada de la presidenta Gloria Arroyo.

El último mandatario filipino en declarar el estado de excepción fue el líder autocrático Ferndinand Marcus, que lo declaró a nivel nacional y se valió de él para permanecer en el poder una década, recuerda Harvey.

El gobierno actual dice que tomó cartas en el asunto al descubrir un complot ofensivo de grupos afines a los Ampatuan.

En los últimos días las autoridades han descubierto arsenales ocultos de armas y municiones, algunas registradas por el ministerio de Defensa.

El cuerpo policial de la provincia ha sido relevado de funciones y reemplazado por uno nuevo, y Manila ha enviado contingentes para reforzar la presencia militar en la región.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.