EE.UU.: secretos aeroportuarios expuestos

Aeropuerto en Detroit
Image caption El texto publicado incluía procedimientos confidenciales sobre la vigilancia de pasajeros en aeropuertos.

En Estados Unidos buscan adjudicar las responsabilidades por la publicación en internet del manual de operaciones de la Agencia de Seguridad de Transporte (TSA por sus siglas en inglés), la encargada de la vigilancia de puertos y aeropuertos del país.

El texto publicado brevemente por error en abril pasado en el sitio web de la agencia incluía procedimientos confidenciales sobre la vigilancia de pasajeros en aeropuertos, por lo que algunos temen que haya sido copiado por grupos extremistas.

Este miércoles la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, reconoció durante una interpelación ante un comité del Senado la información publicada en la mañana por el diario The Washington Post.

"Ya hemos iniciado una acción contra los individuos involucrados. Hemos instituido una revisión interna para determinar que más necesita hacerse para asegurarnos que este incidente no se repita" afirmó Napolitano, sin especificar quienes serían los responsables del hecho.

Aunque Napolitano aseguró que el desliz no reviste peligro, políticos y expertos creen que alguna información importante pudo haber sido conocida por quienes tengan interés en burlar los sistemas de vigilancia de los aeropuertos.

Países sensibles

Sin embargo, la secretaria Napolitano aseguró al Comité de Asuntos Judiciales del Senado que "la seguridad de los viajes del público nunca ha estado en riesgo".

Además Napolitano destacó que el documento no estaba actualizado y que ha sufrido unas seis modificaciones luego de su accidental publicación.

La TSA confirmó el martes que el manual publicado detallaba los procedimientos para la revisión de pasajeros y equipajes, así como aspectos técnicos de las máquinas detectoras de explosivos y las de rayos X.

También contenía ejemplos de credenciales usadas por miembros del Congreso, empleados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y los vigilantes aéreos federales, funcionarios armados que son asignados para viajar en algunas rutas.

El texto identifica doce países cuyos ciudadanos deben ser siempre sometidos a escrutinios adicionales: Cuba, Irán, Corea del Norte, Libia, Siria, Sudán, Afganistán, Líbano, Somalia, Irak, Yemen y Argelia.

"Manual para terroristas"

Image caption Napolitano destacó que que el documento publicado accidentalmente no estaba actualizado.

La version en cuestión data de mayo del 2008 y estaba etiquetada como "información sensible de seguridad", que no debía ser dada a conocer a personas "sin necesidad de saber", por lo que se amenazaba con acciones legales en caso de que eso ocurriera.

"Este manual es un mapa para aquellos que nos quieren hacer daño" aseguró este miércoles la senadora Susan Collins, la republicana de mayor rango en el Comité de Seguridad Doméstica.

"Esto eleva el riesgo de que los terroristas encuentren maneras de penetrar nuestras defensas", aseguró a The Washington Post, Stewart Baker, ex sub secretario de Seguridad Doméstica.

"El problema es que hay muchos huecos que -aunque la TSA puede arreglar uno de ellos cambiando y ajustando los procedimientos- no puede cambiar toda la manera como operan", afirmó Baker.

Sin embargo, otros expertos minimizan el riesgo porque aclaran que los procedimientos de la TSA son compartidos con las líneas aéreas y por tanto ampliamente conocidos en la comunidad aeronáutica, por lo que el asunto no pasa de ser vergonzoso más que riesgoso.

Secreto burlado

Desde los atentados extremistas de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington, la TSA ha extremado medidas de vigilancia con procedimientos que la mayoría de los pasajeros consideran incómodos, y en ocasiones, innecesarios.

Ante esas acusaciones, las autoridades recuerdan que las molestias para los usuarios son un mal menor que busca prevenir nuevos atentados, pero siempre evitan explicar las razones que justifican el empleo de ciertos procedimientos

Por eso la publicación accidental del manual resulta sorpresiva para quienes están familiarizados con el celoso secreto con el que suele operar la TSA.

Aunque la agencia retiró el manual el mismo día en que fue publicado, el texto original puede conseguirse aún en sitios web que se dedican a supervisar actividades del gobierno y que denuncian el supuesto exceso de "secreto" con que se realizan algunas operaciones oficiales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.