El ataque a Berlusconi "fue premeditado"

Réplica de catedral de Milán.
Image caption Berlusconi fue golpeado con una réplica en miniatura del Duomo de Milán.

El ministro de Interior de Italia, Roberto Maroni, declaró este martes que el ataque contra el primer ministro Silvio Berlusconi fue premeditado.

Maroni dijo que el agresor, Massimo Tartaglia ha estado "incubando resentimiento e ira" contra el mandatario "durante algún tiempo".

Berlusconi, quien fue golpeado el domingo con una réplica miniatura del Duomo de Milán, será dado de alta del hospital donde permanece ingresado mañana miércoles.

El jefe del departamento de Reanimación del hospital San Raffaelle en Milán, Alberto Zangrillo, agregó que las condiciones del mandatario "no son preocupantes".

No obstante sus médicos le recomendaron mantenerse alejado de la actividad política durante las próximas dos semanas.

Entre tanto, Tartaglia, con un largo historial médico de enfermedad mental, le pidió disculpas al jefe de gobierno por su "su cobarde arrebato".

Tartaglia lanzó la estatuilla a la cara de Berlusconi cuando éste se acercó al público para firmar autógrafos y estrechar la mano a sus simpatizantes en Milán.

El golpe causó varios traumatismos al mandatario; fractura de nariz, rotura interna y externa en el labio superior, pérdida de dos dientes y lesión en un ojo.

El corresponsal de la BBC Steve Rosenberg informó que las autoridades sanitarias explicaron que Berlusconi tenía mucho dolor y lo estaban tratando con analgésicos y antibióticos.

Sin ayuda

El abogado del atacante aclaró que su cliente actuó solo, sin ningún tipo de ayuda de grupos políticos o militantes radicales.

En una carta enviada a Silvio Berlusconi expresó que sentía un "arrepentimiento profundo por una superficial, cobarde y precipitada acción en la que no se reconoce".

Sin embargo, Rosenberg señaló que aliados al mandatario consideran que el ataque es fruto del "clima de odio" que rodea al primer ministro, quien con frecuencia acusa a magistrados "comunistas", medios y la izquierda italiana de hacer campaña para acabar con su gobierno.

Maroni explicó que el atacante estuvo en la plaza de Milán horas antes de la llegada de Berlusconi para "preparar su acción demente".

"Estaba equipado con un spray de pimienta y un crucifijo de resina. Durante un tiempo ha estado incubando resentimiento e ira contra el primer ministro".

Tarea difícil

Image caption El doctor de Berlusconi dijo que el mandatario debería permanecer en reposo por dos semanas.

A pesar de que los doctores ordenaron reposo, el subsecretario de la presidencia del Gobierno italiano, Paolo Bonaiuti, confesó que "será un problema" mantener alejado a Silvio Berlusconi del gobierno, porque es muy difícil que no trabaje.

"Lo mismo ocurre con las visitas, ellos (los doctores) las quieren limitar, pero él quiere ver a todo el mundo", agregó el portavoz.

Por lo pronto, Berlusconi ya canceló su participación en la clausura de la Cumbre de Cambio Climático de Copenhague que se celebra en Dinamarca.

El incidente del domingo ha encendido el debate sobre los sistemas de seguridad en Italia.

Mientras algunos se preguntan si hubo fallos en la seguridad del primer ministro, el titular de Interior, Roberto Maroni, rechazó tal suposición.

"Berlusconi tiene todo el derecho de acercarse a sus seguidores, porque esto es la democracia y la política", agregó.

Invitación a la prudencia

Al respecto, Bonaiuti declaró que será muy difícil convencer al jefe de Gobierno de que no se acerque a la gente.

"Se le invitará a la prudencia, (pero) mantenerlo alejado de la gente será una lucha titánica", advirtió.

Silvio Berlusconi ha estado bajo presión en los últimos meses. Su vida privada ha sido el centro de escándalos con alegaciones de haber tenido relaciones con prostitutas y con la demanda de divorcio de su esposa.

El mandatario también ha negado acusaciones que lo vinculan con la mafia italiana, al tiempo que los casos criminales en su contra volvieron a entrar en efecto después de que se quedara sin inmunidad.

La semana pasada, decena de miles de personas asistieron a una marcha contra Berlusconi en Roma.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.