Tailandia deporta a refugiados hmong

Refugiados hmong en Tailandia
Image caption Las autoridades han negado el acceso al campo de refugiados a periodistas y observadores.

Tailandia comenzó a deportar a la vecina Laos a más de 4.000 miembros de la etnia hmong, pese a las denuncias de la comunidad internacional de que en caso de ser repatriados serán objeto de represión.

Las autoridades informaron que soldados desarmados iniciaron el desalojo del campo de refugiados donde viven los hmong, situado en la provincia tailandesa de Petchabun, a unos 280 kilómetros al norte de Bangkok.

Tailandia considera a los hmong refugiados económicos, pero estos afirman que en Laos son perseguidos por el gobierno por haber luchado junto a Estados Unidos en la guerra de Vietnam.

Organizaciones de derechos humanos denuncian que, en venganza por aquel apoyo, los hmong son sometidos en Laos a detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales.

Según informó el coronel tailandés Thana Charuwat, en la operación de desalojo de este lunes participan unos 5.000 soldados desarmados pero protegidos con porras y escudos.

Charuwat dijo que los hmong serán trasladados a la localidad fronteriza de Nong Khai y de ahí a la provincia laosiana de Bolikhamsai.

Las autoridades han negado el acceso al campo de refugiados a periodistas y observadores internacionales.

Preocupación de EE.UU.

Grupos de defensa de los derechos humanos temen que los hmong se resistan a abanonar Tailandia, como ha sucedido en otras operaciones de deportación.

"Si los hmong resisten y hay un estallido de violencia, el ejército puede llegar a emplear la fuerza", aseguró Sunai Phasuk, miembro de la organización Human Rights Watch.

EE.UU. ha mostrado su preocupación por la situación de los hmong en diversas ocasiones.

Nueve senadores estadounidenses enviaron una carta al primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, en la que expresaban su inquietud por la deportación de los miembros de esta etnia y criticaban el proceso empleado por las autoridades para determinar su estatus de refugiados.

Vejjajiva rechazó hace unos días la petición del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) de paralizar la expulsión de los hmong.

Según el corresponsal de la BBC en Bangkok, Jonathan Head, el gobierno de Laos no permite que se controle el estado de los repatriados.

Head recuerda que en Amnistía Internacional denunció que 20 mujeres y niñas enviadas a Laos en diciembre de 2005 estuvieron detenidas durante 18 meses, y algunas de ellas fueron torturadas.

Nuestro corresponsal indica que otros deportados han desaparecido.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.