"Seria crisis" en Irán, dice Mousavi

Mousavi (iz.) con su sobrino Seyed Ali
Image caption Mir Hossein Mousavi (iz.) con su fallecido sobrino Seyed Ali.

El líder opositor iraní, Mir Hossein Mousavi, emitió un comunicado en el que opina que el país atraviesa por una grave crisis que no desparecerá así las autoridades rehúsen reconocerlo.

Se trata del primer comunicado que emite Mousavi desde la muerte de su sobrino y desde la más reciente manifestación anti gubernamental a finales del mes pasado.

El opositor instó al gobierno de Irán a aceptar el derecho del pueblo a protestar pacíficamente al tiempo que acusó a las autoridades de provocar la violencia durante las manifestaciones.

"Expreso abiertamente que hasta que no se reconozca la existencia de una seria crisis en el país, no habrá posibilidad de resolver los problemas y asuntos", escribió en el comunicado publicado en internet.

En el mismo texto delineó una solución de cinco etapas para afrontar la situación.

Estas incluyen la creación de una "ley transparente" para realizar elecciones confiables, liberar a los presos políticos, reconocer la libertad de prensa y el derecho del pueblo a manifestarse.

La corresponsal de asuntos diplomáticos de la BBC, Bridget Kendall, calificó el comunicado de el más fuerte que haya emitido Mousavi en los últimos meses.

Es una respuesta muy desafiante y pública a las recientes amenazas de los líderes clericales, algunos de los cuales llegaron a exigir la ejecución de las figuras opositoras, expresó la corresponsal.

Mousavi añadió que la muerte de líderes de la oposición, incluyendo la suya, no calmaría la situación. "No tengo temor de morir por lo que el pueblo exige", dijo sin mencionar a su fallecido sobrino.

Manifestación pro gobierno

El sobrino de Mousavi, Seyed Ali Mousavi, fue una de por lo menos ocho personas muertas en una brutal represión de las manifestaciones anti gubernamentales del 27 de diciembre, el día festivo chiíta de Ashura.

Image caption Simpatizantes del gobierno gritaban consignas contra los opositores.

Recibió un tiro en la espalda cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes en Teherán, dijo el sitio internet de Mousavi.

Los cuerpos de la víctimas fueron "retenidas" para efectos forenses, informaron en su momento los medios estatales, lo que evitó el rápido entierro que manda la tradición islámica.

La familia de Mousavi acusó al gobierno de sacar el cuerpo de Seyed Ali sin su permiso para evitar que su funeral se convirtiera en motivo de más protestas.

El cuerpo fue devuelto unos días después bajo la condición que la familia realizara un funeral callado.

La violencia del domingo pasado fue la peor desde las protestas que siguieron a la polémica reelección de Mahmoud Ahmadineyad en junio.

Altos representantes de la oposición han sido arrestados y el gobierno acusa a elementos desestabilizadores de la violencia.

El miércoles, decenas de miles de iraníes se congregaron en varias partes del país en apoyo al gobierno coreando "muerte a los opositores" durante sus marchas.

La periodista de la BBC Emily Buchanan dice que las manifestaciones buscaban demostrar "la fortaleza" de un gobierno que de manera creciente enfrenta el reto de la movilización del reformismo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.