España a cargo de UE

España asumió este jueves la presidencia semestral de la Unión Europea (UE) en lugar de Suecia con una clara misión de buscar la recuperación económica.

Image caption La presidencia de España pondrá a prueba nuevos poderes de presidente del Consejo Europeo.

“Ese gran tema es la lucha por la recuperación económica, por la superación de la crisis y por hacer de Europa una economía cada vez más productiva, más innovadora, más sostenible”, señaló el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

En España el desempleo se ha duplicado en los dos últimos años. En octubre se registró una tasa de desocupación de 19,3%, la peor cifra entre los 16 países que comparten la zona del euro y la segunda más elevada en la UE después de Letonia.

El mandato semestral de Zapatero al frente de la UE se produce a tan solo un mes de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

En términos generales las cumbres europeas serán encabezadas por el ex primer ministro belga Herman Van Rompuy, quien ahora preside el Consejo Europeo.

Lea: los desafíos de Van Rompuy y Ashton

Protagonismo

Sin embargo se prevé que Zapatero conservará el protagonismo en las cumbres que se celebrarán en España, entre ellas reuniones con Estados Unidos, América Latina, la Unión por el Mediterráneo y Marruecos.

Todavía no se sabe cómo funcionará el protocolo y quién será el primero en chocarle la mano al presidente estadounidense Barack Obama en la cumbre europea con EE.UU. que se celebrará en Madrid el 25 de mayo para discutir temas de seguridad.

La británica Catherine Ashton será la Alta Representante para la Política Exterior.

El tema es que los puestos de Van Rompuy y Ashton se solapan con las atribuciones de la presidencia semestral de la UE.

“Los críticos sostienen que el Tratado de Lisboa le concede demasiado margen a funciones compartidas ya que la presidencia rotativa de seis meses sigue existiendo, algo que potencialmente le permite a un estado miembro adelantar su propia agenda”, señaló el periodista de la BBC, Laurence Peter.

“Otro gran reto será restablecer el papel de la UE como líder mundial en la lucha frente al cambio climático. La cumbre de Copenhague al comienzo de diciembre fue mayormente vista como una debacle para la UE, la cual aspiraba por un acuerdo final mucho más ambicioso”, agregó.

Lea: Europa se enamora de Lula

Prioridades de Madrid

Todavía no se sabe hasta qué punto el gobierno en Madrid logrará enfocar a la UE en las prioridades de política externa de España, incluyendo la mejoría de relaciones con Cuba y África del Norte, la creación de un estado palestino junto a Israel, y la profundización de vínculos económicos con América Latina.

España intentará convencer al resto de la UE para cambiar la posición común sobre Cuba.

Además tratará de conseguir el Acuerdo de Asociación con Centroamérica, además de impulsar la conclusión de acuerdos con países como Colombia y Perú.

Igualmente sigue en el tintero la reactivación de las estancadas negociaciones con el Mercosur, la unión aduanera entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.