Irán elabora "lista negra" de extranjeros

El gobierno iraní ha prohibido a sus ciudadanos cooperar con organizaciones internacionales que -en su opinión- están tratando de desestabilizarlo, informó este martes la estatal Press TV.

Image caption Irán acusa 60 grupos de haber ayudado a incitar los disturbios post-electorales.

La "lista negra" de 60 organizaciones incluye a grupos de derechos humanos, sitios de internet de la oposición y medios de comunicación como la BBC, la radio estadounidense La Voz de América, la Universidad de Defensa Nacional de Estados Unidos, la Fundación George Soros, Human Rights Watch (HRW) y el Centro Democrático para Europa del Este, entre otras.

También quedan proscritos los contactos con los sitios internet de la oposición, como Rahesabz.com.

El viceministro de Inteligencia iraní le declaró a Press TV que dichos grupos estaban involucrados en una "guerra sutil" contra el Estado y que habían ayudado a incitar los disturbios post-electorales, registrados desde la polémica reelección del presidente Mahmmoud Ahmadinejad en junio de 2009.

El funcionario también instó a los iraníes a "evitar cualquier tipo de relación inusual con esas organizaciones y con embajadas y extranjeros".

"Los partidos políticos tiene prohibido recibir financiación exterior", agregó.

Teherán ya había realizado prohibiciones semejantes en el pasado.

Visita pospuesta

En una conferencia de prensa, el ministro de Relaciones Exteriores, Ramin Mehmanparast, indicó que se tomaría acción en contra de las personas arrestadas durante las demostraciones anti-gubernamentales de fines de diciembre -que según Irán son extranjeros e iraníes que poseen la doble nacionalidad- si son hallados culpables de liderar una "guerra psicológica" contra el gobierno.

"Naturalmente, su proceso legal y judicial está en camino.

"Aquellos a los que no se les pueda probar ningún crimen serán liberados, y aquellos que cometieron un crimen serán confrontados si se prueba su crimen", añadió.

También este martes, Teherán anunció que pospuso una visita de miembros del Parlamento europeo, que tenían previsto reunirse con activistas de la oposición iraní y con miembros del Majlis (parlamento) esta semana en la capital del país.

Irán sostuvo que se establecería una nueva fecha de "mutuo acuerdo", pero el líder de la delegación europea acusó a Teherán de tratar de evitar llamar la atención sobre los recientes disturbios políticos y sociales.

Las protestas se han convertido en el desafío más grande que afronta el gobierno desde la Revolución Islámica de 1979.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.