Escándalo de sexo, política y religión en Irlanda del N.

Iris y Peter Robinson
Image caption Los Robinson se casaron en 1970 y tienen tres hijos.

El primer ministro es engañado por su esposa. Él la descubre y ella se intenta suicidar. Su amante, 40 años menor, recibe US$80.000 para establecer su negocio. Ahora la acusan de romper la ley y a él, de no informar a las autoridades.

Irlanda del Norte es por estos días escenario de una crisis política y de un escándalo digno de telenovela.

Iris Robinson, esposa del ministro principal de la asamblea norirlandesa, Peter Robinson, reconoció el miércoles que había intentado suicidarse cuando su esposo descubrió el affaire en marzo, aunque la relación se había iniciado hace un año y medio.

También admitió haber pedido a amigos que ayudasen económicamente a su amante.

"Aunque el affaire no tuvo consecuencias emocionales o duraderas ha arruinado mi vida y la de quienes me rodean", aseguró en el comunicado.

Pero eso no fue todo. El jueves un programa de la BBC reveló que la mujer –diputada desde 2001– habría quebrantado la ley al no declarar su interés financiero en el negocio.

Ella habría obtenido el dinero de dos promotores inmobiliarios con el objetivo de ayudar a su amante, Kirk McCambley, a establecer un café. Luego Robinson habría pedido US$8.000 para ella.

El conflicto de interés también incluye que lo habría ayudado a ganar el concurso para hacerse con el negocio.

"Tormenta política"

Image caption La relación empezó cuando Kirk McCambley tenía 19 años.

Ahora Peter Robinson, que perdonó a su mujer, se enfrenta a acusaciones de que no informó a las autoridades parlamentarias de los supuestos inadecuados manejos financieros de su esposa, sobre quien ya pesan pedidos de renuncia.

Pero el primer ministro, del Partido Unionista Democrático (PUD), niega las acusaciones.

"Me he enterado por la BBC por primera vez de algunos aspectos del affaire de mi esposa y de sus arreglos financieros, pero defenderé con determinación los ataques contra mi persona y rechazaré todas las acusaciones en el sentido de que he obrado mal", indicó.

El tercero en discordia en medio de esta trama novelesca es un joven de ahora 21 años a quien Robinson dijo haber ido a consolar tras la muerte de su padre. Y el affaire comenzó.

Cuando la relación se terminó, ella habría pedido la devolución del dinero: la mitad para ella y la otra mitad para una iglesia en Belfast, donde la hermana de su esposo ejercía de religiosa.

Luego, habría decidido que la plata fuera para uno de los promotores inmobiliarios.

En diciembre, Iris Robinson anunció que se retiraba de la vida pública por sufrir problemas de salud mental.

Ahora, dice Rob Watson, corresponsal de política de la BBC, "aunque los políticos de Irlanda del Norte trataron la revelación del affaire como un asunto puramente personal de la familia Robinson, las últimas acusaciones están provocando una tormenta política".

El corresponsal explica que esta situación se da en un contexto de incertidumbre política -con un estancamiento perjudicial sobre los poderes de policía y justicia- y también los temores sobre la amenaza planteada por grupos paramilitares disidentes que se oponen al acuerdo de paz en la provincia británica.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.