El presidente dio señales de vida

Umaru Yar'Adua, presidente de Nigeria
Image caption El presidente de Nigeria salió del país en noviembre y desde entonces había guardado silencio.

El presidente de Nigeria, Umaru Yar'Adua, quien no había hecho declaraciones ni había sido visto en público desde noviembre, rompió su silencio. En una entrevista a la BBC, aseguró que se está tratando en un hospital de Arabia Saudita y que está mejorando.

En sus primeras declaraciones a los medios de comunicación desde que salió de su país hace dos meses, Yar’Adua aseguró que está realizando un "enorme progreso" y que volverá a casa para retomar sus obligaciones.

En las últimas semanas, su larga ausencia y los crecientes rumores sobre su delicado estado de salud llevaron a destacadas personalidades políticas de Nigeria a reclamar que el presidente delegara sus funciones en su vicepresidente.

Después de que el mandatario emitiera sus declaraciones a la BBC, el parlamento nigeriano votó a favor de enviar una delegación a Arabia Saudita para comprobar su estado de salud.

Un grupo de representantes viajará al hospital donde se encuentra el gobernante para discutir con él "asuntos de importancia nacional", aunque no se fijó una fecha para este encuentro.

Lea también: ¿Y dónde está el presidente?

En las últimas semanas, los grupos de oposición han estado organizando manifestaciones bajo el lema "Ya basta", para reclamar noticias sobre el paradero y los proyectos del gobernante.

Según los médicos, Yar’Adua –cuya salud fue débil incluso durante la campaña electoral que le llevó a la presidencia- padece de pericarditis, una inflamación en el corazón, y sufre problemas de riñón.

"Me estoy recuperando"

"En estos momentos me estoy sometiendo a un tratamiento y me estoy recuperando. Espero que muy pronto este enorme progreso me permita volver a casa", le aseguró a la BBC Yar'Adua, en una entrevista telefónica.

"Quiero, desde aquí, agradecer a todos los nigerianos por rezar por mi buena salud y por la nación", agregó.

Frente a los rumores de que el estado crítico de Yar’Adua impediría su retorno al poder, uno de sus consejeros, Tanimu Yakubo Kurfi, le indicó a la BBC que los responsables de estas informaciones fueron los "enemigos del presidente".

Sin embargo, el silencio mantenido hasta ahora y el vacío de poder acrecentaron los temores de una crisis constitucional en un país que vivió bajo un régimen militar hasta hace diez años.

El hecho de escuchar la voz del presidente tranquilizará a muchos nigerianos, apuntó el corresponsal de la BBC en Abuja, Will Ross, pero las demandas de que delegue sus responsabilidades en el vicepresidente continuarán.

Contenido relacionado