Vuelve con el pavo de Navidad... un mes después

Faro de Cape Wrath
Image caption El faro donde vive la pareja en Cape Wrath, en la punta noroeste del Reino Unido, es muy remoto.

Una mujer dejó su casa en las remotas Tierras Altas (Highlands) de Escocia para comprar un pavo de Navidad y volvió… casi un mes después.

Las fuertes nevadas caídas en la zona hicieron que Kay Ure no pudiera completar los últimos 18 kilómetros que le quedaban para llegar a su casa en Cape Wrath tras ir de compras en Inverness.

La mujer, de 54 años, y su marido John viven en una casa construida en un faro donde el verano pasado abrieron una cafetería.

Afortunadamente el tiempo mejoró hace poco y permitió al marido, de 57 años, viajar a la localidad vecina de Durness para recoger a su esposa y celebrar juntos la Navidad, aunque sea con un casi mes de retraso.

Bloqueada

La epopeya empezó el 23 de diciembre cuando John llevó a su mujer en auto desde su casa hasta la orilla de un lago donde Kay tomó un bote.

Una vez al otro lado ella se subió a un autobús y compró el pavo, pero al volver se encontró con que el camino estaba bloqueado por la nieve.

Así que decidió quedarse con una amiga que vivía en la zona, mientras que su marido se quedó incomunicado en casa junto a los seis perros de la pareja y a dos personas que caminaban por allá y habían pasado un minuto por la cafetería.

"Es la primera vez que pasamos tanto tiempo separados. En el pasado hemos estado incomunicados tres semanas por la nieve, así que estamos habituados y es agradable disfrutar un poco de paz y tranquilidad", John afirmó a la BBC.

Seguramente ahora se lo pensará dos veces antes de comer pavo por Navidad.

Contenido relacionado