Afganos pagan US$2.500 millones en sobornos

Afgano.
Image caption La inseguridad no es la que más preocupa a los afganos, es la corrupción.

Los afganos han pagado unos US$2.500 millones en sobornos durante los últimos 12 meses. Una cantidad equivalente a un cuarto del PIB de Afganistán.

El año pasado, más de la mitad de la población tuvo que pagar al menos una vez un soborno a un funcionario del gobierno.

Las cifras las dio a conocer este martes la oficina de Crimen y Drogas de Naciones Unidas (UNODC, por sus siglas en inglés) en un informe donde señala que la corrupción es el mayor problema en ese país.

El informe, que se basa en entrevistas a 7.600 personas, señala que más del 60% está más preocupada por este fenómeno que por la inseguridad o el desempleo.

El documento de la ONU contrasta con una reciente encuesta hecha por la BBC en el que la economía aparece como la mayor preocupación de los afganos.

El estudio comisionado en diciembre pasado por este medio, junto con otras retransmisoras, sugiere que menos afganos (un 14%) veían la corrupción como el mayor problema, a diferencia de la economía (34%) y la seguridad (32%).

Según el trabajo de la UNODC, el promedio de los sobornos fue de US$160, poco menos de la mitad del salario anual promedio en ese país, que es US$425.

La organización explica que la mayoría de los sobornos se hicieron a la policía, jueces y políticos. No obstante, organizaciones internacionales y ONG también fueron señaladas como corruptas.

Más narcotráfico

Image caption La encuesta de la ONU se hizo a 7.600 personas de 12 capitales de provincias y pueblos de todo el país.

El jefe de la UNODC, Antonio María Costa, dijo que la corrupción estaba contribuyendo en el tráfico de drogas y terrorismo en Afganistán.

La agencia de la ONU explicó además que el estudio se hizo en 12 capitales de provincias y más de 1.600 pueblos de todo el país.

La encuesta de la BBC también fue a nivel nacional, pero se utilizó una población de estudio más reducida (1.534).

De acuerdo con la ONU, el 59% de los afganos dijo que su experiencia cotidiana de deshonestidad pública era más preocupante que la inseguridad (54%) o el desempleo (52%)

En el 56% de los casos, la exigencia de un pago ilícito era explícita por parte de los funcionarios. Y en tres de cuatro ocasiones el soborno fue hecho en efectivo.

Uno de cuatro afganos que participaron en la encuesta confesó haber pagado al menos una vez a la policía o autoridades locales. Mientras que entre el 10 y el 20% dijo haber sobornado a jueces, fiscales o miembros del gobierno.

"Los afganos aseguraron que era imposible obtener un servicio público sin pagar un soborno", explicó Costa. "El soborno es un impuesto agobiante para una de las poblaciones más pobres del mundo".

La regla

Image caption Según el estudio, la mayoría de los sobornos se hace a la policía afgana y autoridades locales.

Otro descubrimiento del estudio es que al menos uno de cada tres afganos cree que la corrupción es la norma.

Mientras que sólo el 9% de la población urbana ha denunciado un acto de corrupción a las autoridades.

También existe la percepción entre el 54% de los afganos de que las organizaciones internacionales y ONG eran corruptas y estaban en el país "sólo para hacerse ricos", según la encuesta.

"Esta percepción mina la efectividad de la ayuda y desacredita a aquello que tratan de ayudar a un país desesperadamente necesitada de asistencia", informó el UNODC.

"Es hora de secar el pantano de la corrupción, de evitar que el dinero y la ayuda desaparezca en un gran hoyo negro", agregó Costa y concluyó:

"La corrupción es el mayor impedimento para mejorar la seguridad, el desarrollo y la gobernabilidad en Afganistán".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.