"Escandaloso" mal manejo en contrato en Irak

Fuerzas de seguridad en Irak
Image caption DynCorp ha entrenado a la policía de Irak.

Un organismo de control gubernamental acusó al Departamento de Estado de Estados Unidos de haber manejado extremadamente mal un contrato de US$2.500 millones para entrenar a la policía iraquí.

La auditoría, realizada por el Inspector General Especial de Estados Unidos para la Reconstrucción de Irak (SIGIR, por sus siglas en inglés), concluyó que el Departamento de Estado había cometido errores reiterados al supervisar el contrato,en parte por no tener sólo una persona en el terreno a cargo.

Kim Ghattas, corresponsal de la BBC en Washington, señala que algunos resultados del informe son "chocantes". Por ejemplo, el Departamento de Estado asignó a un grupo de contratistas un servicio de vigilantes por valor de US$4,5 millones al año, cuando éstos ya tenían sus propios guardaespaldas.

Además, durante los últimos cuatro años se pagó casi medio millón de dólares por el alquiler de dos generadores en el norte de Irak, mientras que comprarlos habría salido una quinta parte de esa suma.

El contrato fue adjudicado en 2004 a la empresa privada DynCorp Internacional y es el mayor que haya otorgado el gobierno estadounidense a una empresa privada.

El Departamento de Estado cuestionó las conclusiones del informe, difundido este lunes.

Por su parte, el vocero de DynCorp, Douglas Ebner, señaló que la compañía se había manejado bien en el contexto de un "ambiente difícil" y que vería con buenos ojos mayor supervisión.

Recibos dudosos

Según señala en el informe Stuart Bowen, del SIGIR, la débil supervisión del contrato lo hizo susceptible al despilfarro y al fraude.

De acuerdo con el documento, durante años el Departamento de Estado tuvo sólo un empleado en Irak a cargo de supervisar los recibos durante las primeras etapas del contrato de DybCorp, a pesar de la complejidad del mismo.

Esto significa que muchos comprobantes no fueron debidamente revisados y que, como resultado, "no hay confianza en la exactitud de los pagos de más de US$1.000 millones que se le hicieron a DynCorp".

Además, señala que los tres empleados que hay en Irak a cargo de la supervisión del trabajo de la empresa siguen siendo muy pocos.

Citada por el periódico Washington Post, la senadora republicana Susan Collins -miembro del panel de contratación- dijo que es "escandaloso" que el enorme gasto no hubiera sido documentado de manera adecuada.

El informe también siembra dudas acerca de contratos similares en Afganistán. Por ejemplo, sugiere que el Departamento de Estado está mal equipado para supervisar las enormes sumas de dinero que fluyen hacia ese país debido al escaso personal y recursos para manejar grandes contratos del sector privado.

Según la senadora demócrata Claire McCaskill -citada por el Washington Post- DynCorp también tiene un contrato para entrenar a la policía afgana.

Gattas, de la BBC, recuerda que no es la primera vez que se critica al gobierno estadounidense por sus gastos desmedidos en Irak.

Un informe anterior del SIGIR concluyó que la Autoridad Provisional de Coalición que administró el país tras la guerra de Irak de 2003 había perdido el rastro a US$9.000 millones destinados a la reconstrucción de ese país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.