Irán ejecuta a dos activistas

Opositor en Irán
Image caption Miles de activistas opositores fueron detenidos en Irán.

Irán ejecutó a dos activistas arrestados durante los disturbios que se generaron tras las polémicas elecciones de junio pasado, según informes de prensa.

Los dos habían sido condenados por ser "enemigos de Dios", miembros de grupos armados y por intentar derrocar el estado islámico, dijo la agencia Irna.

Se cree que las ejecuciones son las primeras relacionadas a las protestas que se desataron el año pasado.

En ese entonces, grupos opositores salieron a las calles a manifestarse contra la reelección del presidente Mahmoud Ahmadineyad, cuestionando la legitimidad del proceso.

Por lo menos 30 manifestantes han muerto, aunque la oposición dice que han sido más de 70. Miles fueron detenidos y unos 200 continúan presos.

El mes pasado, ocho personas murieron en enfrentamientos durante el festival de Ashura, uno de los días más sagrados en el calendarion musulmán chiíta.

En vista de los "disturbios y medidas antirevolucionarias", una rama del Tribunal Revolucionario Islámico de Teherán consideró los casos de una serie de acusados y dictó pena de muerte a nueve de ellos.

"Las sentencias contra dos de estas personas fueron llevadas a cabo hoy en la madrugada y los acusados fueron ahorcados", informó la agencia semioficial.

Los ejecutados fueron nombrados como Mohammad Reza Ali-Zamani y Arash Rahmanipour.

Según la agencia, hay nueve condenados más que están apelando su sentencia.

"Farsa judicial"

Image caption Se cree que Mohammad Reza Ali-Zamani fue uno de los ejecutados.

No ha habido confirmación independiente de las ejecuciones o la identidad de los condenados, pero los grupos de oposición habían dicho con aterioridad que Ali-Zamani había recibido su sentencia en octubre.

Durante su juicio, Ali-Zamani fue vinculado a la proscrita organización monárquica Asamblea del Reino de Irán y los fiscales lo acusaron de conspirar con el ejército de Estados Unidos para efectuar asesinatos políticos con miras a "causar disturbios durante y después de las elecciones".

Se dice que declaró su culpabilidad ante el tribunal.

La Asamblea del Reino de Irán confirmó haber trabajado con Ali-Zamani, pero desestimó las acusaciones e insistió en que el acusado había sido forzado a confesar. Añadió que tampoco tuvo un rol en las protestas después de las elecciones.

Es más, activistas de los derechos humanos señalan que Ali-Zamani había sido arrestado antes de las manifestaciones anti gubernamentales.

Lo mismo dice la abogada de Rahmanipour, Nasrin Sotoudeh, quien negó que su cliente hubiera tomado parte en los disturbios y dijo que el juicio fue una farsa judicial.

"Confesó porque hubo amenazas contra su familia", dijo Sotoudeh.

En 2008, las autoridades iraníes acusaron a la Asamblea del Reino de Irán de perpetrar el atentado en una mezquita en la ciudad suroccidental de Shiraz, en el que murieron 12 personas y más de 200 resultaron heridas.

Los corresponsales dicen que las ejecuciones podrían exacerbar la tensión en Irán en anticipo a las nuevas protestas contra el gobierno planeadas para febrero, en conmemoración del 31º aniversario de la Revolución Islámica.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.