¿Cuánto podría costarle Irak a Tony Blair?

Hombre viendo el testimonio de Tony Blair en TV.
Image caption Blair defendió la intervención de su país en la invasión de Irak.

El ex primer ministro del Reino Unido Tony Blair respondió este viernes a las preguntas del panel que investiga las circunstancias que llevaron al gobierno británico a embarcarse en la guerra de Irak en 2003.

Durante seis horas Blair justificó y detalló las razones por las que dio su visto bueno a la invasión.

Como era de esperar, el interés por su indagatoria desbordó las fronteras.

Blair terminó su testimonio respondiendo que se sentía responsable pero no se arrepentía: desde su punto de vista, si Irak en los años por venir se convierte en lo que él desea, la historia lo absolverá.

Lea: Blair y la guerra en Irak: "responsabilidad, pero no arrepentimiento"

Apenas Blair cerró su boca, quienes le escucharon e incluso algunos que no lo hicieron, abrieron la suya.

La oleada de comentarios, análisis y críticas en todo el mundo no cesará pronto pero, a fin de cuentas, ya que esta investigación no tiene carácter vinculante, las consecuencias ¿pueden pasar de las meras palabras?

Lea: Cobertura minuto a minuto de la comparecencia

Para conocer la respuesta BBC Mundo consultó al reconocido abogado en derecho internacional, Phillippe Sands, ya que la probabilidad de que Balir sea juzgado en su propio territorio es distante.

Delito de agresión

"Si se presume que se cometió un delito de agresión, no se puede excluir la posibilidad de que pueda ser investigado por ese crimen", explicó Sands.

Un delito de agresión es el que cometen quienes organizan, avalan o realizan guerras de agresión o guerras de conquista.

Una guerra de agresión es cualquier guerra que no sea de autodefensa o sancionada por el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas.

"Hay una serie de países que han incorporado en sus legislaturas ese concepto de la ley internacional. Si él fuera a uno de esos países, al menos en teoría, podría estar expuesto a ser investigado o algo peor: un caso como el de Augusto Pinochet", agregó Sands, refiriéndose al arresto del ex mandatario chileno en 1989 en Londres a pedido de España.

Entre esos países que reconocen el delito de agresión se cuentan algunos Latinoamericanos.

¿En Latinoamérica?

Image caption Sands cree que "muchos países no vieron con buenos ojos lo que pasó con Pinochet" en el Reino Unido.

"Yo no quiero ser específico porque muchas veces soy consultado por muchos de ellos y a veces funjo como mediador en conflictos, pero uno no tiene que ser Einstein para entender", le explicó Sands a BBC Mundo.

"Muchos países no vieron con buenos ojos lo que pasó con Pinochet. Sin importar si estaban o no de acuerdo con lo que él hizo en Chile, el hecho de que se arrestara a un ex mandatario sudamericano no les complació", señaló Sands.

"Así que es posible imaginarse un fiscal en un país sudamericano diciéndose a sí mismo 'pongamos a prueba este principio: se lo aplicaron a un chileno, probémoslo ahora en un británico'... y qué mejor candidato que Tony Blair, para un experimento de este tipo", añadió el experto.

"¿Que si creo yo que va a suceder? No. ¿Creo que se puede excluir la posibilidad de que pueda suceder? No. Me sorprendería que Tony Blair no pida consejo sobre los lugares a los que puede o no puede ir. Si yo fuera su consejero, le diría que tenga cuidado".

"Recuerde que con Pinochet todo tomó años", apuntó el abogado.

"Este tipo de cosas pasan de repente y en situaciones difíciles de anticipar", concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.